El juez José Castro ha abierto hoy un nuevo juicio oral contra Jaume Matas, en este caso por la pieza 14 del caso Palma Arena, en la que el expresidente balear está acusado de prevaricación y fraude y se enfrenta a una petición de condena de 1 año y 6 meses de cárcel.

Según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Baleares, el titular del juzgado de instrucción 3 de Palma ha dictado hoy el auto de apertura de juicio oral contra Matas, el empresario Miguel Romero y el exgerente del Instituto Balear de Turismo (Ibatur) Raimundo Alabern, informa Efe. 

En esta pieza del caso Palma Arena, una causa con 28 piezas separadas (algunas divididas en subpiezas) de las que ya se han juzgado varias, se ha investigado el patrocinio de 350.000 euros concedido por Ibatur a la empresa de publicidad Nimbus en 2007.

El juez Castro había emitido hoy otro auto de apertura de juicio oral, el de la subpieza 3 del caso Over (pieza 27 del Palma Arena) en el que también está acusado Matas, sobre quien ya pesan dos condenas por corrupción y está pendiente de la sentencia del caso Nóos.

En la causa sobre el contrato de patrocinio para el Mundial de Ciclismo de 2007 la Fiscalía Anticorrupción y la Abogacía de la Comunidad Autónoma de Baleares coinciden en acusar por los delitos de prevaricación y fraude a Matas y Romero, y también en pedir para ellos penas de 1 año y medio y 6 meses de cárcel, respectivamente.

Sin embargo, el ministerio público no presenta acusación contra Raimundo Alabern, a quien sí considera responsable penalmente la Abogacía balear, que solicita para él una pena sustituible por multa de 900 euros al aplicarle la atenuante de confesión.

La acusación que representa a la Comunidad Autónoma señalaba en su escrito de acusación que Matas mantenía una estrecha relación con la empresa de publicidad Nimbus a la que había encargado varios contratos. Nimbus cobró dinero negro por la campaña electoral de 2007, hechos que ya fueron juzgados y por los que fue condenado en 2015 el exgerente el PP y cuñado de Matas, Fernando Areal.

Además, en enero de 2007 fue adjudicataria del contrato para realizar la campaña de publicidad del Mundial de Ciclismo en pista por 845.549 euros, en virtud del cual debía conseguir patrocinadores.

En marzo de 2007, el gerente de Ibatur, Alabern, fue informado de que, por una instrucción de Presidencia, dicho instituto recibiría una transferencia de 350.000 euros para dárselos a la empresa de publicidad tras no haber conseguido patrocinadores para la campaña del mundial. La empresa presentó una solicitud de patrocinio, que le fue concedida mediante un convenio firmado cinco días después de la petición.

La Abogacía considera que los hechos constituyen un delito de prevaricación y otro de fraude a la administración, calificación en la que coincide la Fiscalía anticorrupción.

En el auto de apertura de juicio, Castro fija una fianza conjunta de 46.767 euros para los tres acusados y da a sus abogados un plazo de veinte días para presentar sus escritos de defensa de cara al juicio que celebrará un tribunal de la Audiencia de Palma.