La dueña de un restaurante italiano de Barcelona ha denunciado ante los Mossos d'Esquadra que ha recibido amenazas personales y pintadas en el local, como "habla en catalán o emigra", tras atender en castellano a un cliente, al que pidió que si le hablaba en catalán lo hiciera despacio para entenderle.

Según han informado a Efe fuentes cercanas al caso, la dueña del restaurante Marinella de Barcelona denunció el pasado 6 de diciembre que había recibido amenazas tras el encontronazo con este cliente, ocurrido la noche del 4 de diciembre, a quien, según su versión, se dirigió en castellano y le pidió que si le hablaba en catalán, lo hiciera despacio para poder entenderle.

El cliente se quejó del caso en las redes sociales, donde colgó un mensaje en Twitter asegurando que en la pizzería Marinella "no te atienden en catalán y que, además, si te quejas, la dueña se ofende y te vas a casa sin la pizza".

A raíz de este incidente, la mujer interpuso una primera denuncia ante los Mossos, que posteriormente amplió cuando alguien hizo varias pintadas en la fachada de su restaurante, con frases como "En Cataluña en catalán" o "33 habla catalán o emigra", que ya han sido borradas

El teniente de alcalde de Barcelona Jaume Collboni se ha sumado al apoyo en las redes a este restaurante por este suceso y ha advertido de que "llenar locales con pintadas xenófobas como estas nunca puede ser el camino".

"Todo mi apoyo a la propietaria del restaurante Marinella ante los mensajes de odio que está recibiendo", ha agregado Collboni, mientras que el diputado de los Comuns David Cid ha agregado: "Esto es fascismo, se escriba en catalán o en castellano".