En 2019 se han celebrado un total de 108 actos de apología de ETA en localidades del País Vasco y Navarra. Así lo recoge el Observatorio de Radicalización del Colectivo de Víctimas del Terrorismo (Covite). 

En este año que termina se ha hablado mucho de los ongi etorris (actos de bienvenida) a etarras. Especialmente llamativos fueron el homenaje en Oñate a Xabier Ugarte Villar, uno de los secuestradores del funcionario de prisiones José Antonio Ortega Lara, y la bienvenida en Hernani al exjefe de ETA José Javier Zabaleta Elosegi, alias Baldo. Ambos actos coincidieron en los últimos días de julio. 

Desde hace años, Covite contabiliza tanto este tipo actos de bienvenida a presos que salen de la cárcel como otras formas de exaltación, entre las que están las pintadas, las manifestaciones o las fiestas populares. Recientemente, en una entrevista con Vozpópuli, la presidenta de Covite, Consuelo Ordóñez, denunciaba que estas formas de homenaje se siguen celebrando sin problema alguno.  

Pintadas, homenajes y fiestas populares

Más en concreto, el Observatorio de Covite ha registrado la aparición de 63 pintadas y pancartas a favor de los terroristas, la celebración de 20 homenajes a miembros de ETA, tres "jornadas de lucha" a favor de etarras, otras tres fiestas populares en recuerdo de los reclusos de la banda, tres manifestaciones a favor de la amnistía de los presos y 16 actos de diversa índole que también incluyen como "culto al terrorista".

En total, 2019 cierra con 108 actos de apología del terrorismo. En 2018 este colectivo registró hasta 198 actos en total, de los que 63 fueron homenajes a reclusos que volvieron a sus localidades de origen.

Los últimos homenajes a etarras acontecidos este 2019 se han celebrado estas mismas Navidades. Entre ellos, una cena a favor de los presos de la localidad de Arrigorriaga (Vizcaya), la exhibición de una gran pancarta con rostros de etarras en Bilbao o la propaganda proetarra durante la celebración del olentzero en Huarte (Navarra).