En esta semana los sindicatos de la Policía Nacional y las asociaciones de la Guardia Civil se han lanzado a por el Congreso de los Diputados. Los representantes de los agentes han alcanzado una serie de compromisos con el Partido Popular con el objetivo de mejorar sus condiciones retributivas. Es su forma de hacer presión al Gobierno para alcanzar unos estándares de los que sí disfrutan en otros cuerpos autonómicos, principalmente los Mossos d'Esquadra... o de que sean los propios populares las que asuman el compromiso en caso de llegar a la Moncloa en el futuro.

Una misma reunión, pero diferentes perspectivas. Cabe recordar que el Ministerio del Interior firmó en 2018, con Juan Ignacio Zoido al frente, un acuerdo con los representantes sindicales para la mejora salarial de los agentes de la Policía Nacional y de la Guardia Civil, que en sus nóminas percibían una cantidad significativamente menor que los miembros de los Mossos d'Esquadra. Dicho acuerdo contemplaba una inyección en las mensualidades de los agentes de 807 millones de euros a abonar en tres tramos. El proceso se culminó -no sin dificultades para su articulación y reparto entre azules y verdes- aun con el cambio de Gobierno y con el relevo de Zoido por Fernando Grande-Marlaska.

Dicho acuerdo abrió una división entre los representantes sindicales, que a día de hoy perdura y marca las diferencias en los planteamientos presentados al Partido Popular. Así, el SUP, que firmó la mejora salarial con Zoido, asevera que aquella decisión ha mejorado los salarios de los agentes en una media de 560 euros mensuales, reduciéndose sustancialmente la brecha con los mossos d'Esquadra, y que de no haberlo firmado no se habría producido ningún avance.

El SUP aplaude que en su reunión mantenida este martes con el PP -en una reunión en la que estuvieron presentes Pablo Casado, la portavoz popular en el Congreso Cuca Gamarra y la portavoz de Interior Ana Vázquez-, se abordasen algunos detalles de la Propuesta de Ley de Retribuciones presentada por este grupo parlamentario en el Congreso: "Que los policías se jubilen con el cien por cien de la pensión como los mossos d’esquadra, cobrar las horas extras igual que ellos, que se abonen a los policías las asistencias a juicios como a los mossos, la equiparación de los complementos específicos y otra serie de diferencias que se desarrollarán en esta próxima ley", señalan desde el sindicato.

El SUP también destaca el esfuerzo en que se facilite el reingreso de los agentes que se encuentren en segunda actividad -cumpliendo otras funciones de forma temporal por circunstancias sobrevenidas, como problemas de salud- y que se haga una auditoría puesto a puesto en las diferencias salariales entre policías y guardias civiles respecto a mossos d'Esquadra; en este último caso consideran que la auditoría realizada por el actual Gobierno no es eficaz ni válida por no haber profundizado lo suficiente en los detalles de cada puesto.

Otra interpretación policial

Por su parte, la plataforma Jusapol, de la que nacieron el sindicato policial Jupol y la asociación Jucil de la Guardia Civil, arremetieron desde el primer momento contra el acuerdo que Zoido firmó con los representantes de los agentes. Consideraban que no suponía una "equiparación real, total y absoluta" con los sueldos de los cuerpos autonómicos y exigían una nueva herramienta que igualase de forma automática los salarios de ambas partes; incluso si la Generalitat de Cataluña, dentro de sus competencias, decidía mejorar las retribuciones de los mossos.

Así, Jusapol, Jupol y Jucil incidieron en la reunión mantenida con el PP que "la equiparación salarial de Policía Nacional y de la Guardia Civil con las policías autonómicas es una reivindicación histórica bajo la premisa de igual trabajo, igual salario". Una petición que "ha sido escuchada por todos los Gobiernos de España" y a la que "se han sumado" todos los partidos en sus programas electorales, pero que finalmente "no ha sido ejecutada de manera efectiva por ningún Gobierno". Y evocan el "caso sangrante" del actual Ejecutivo, que en marzo de 2020 vetó una Iniciativa Legislativa Popular sobre la equiparación salarial presentada por Jusapol que en su día apoyaron tanto el PSOE como Unidas Podemos cuando estaban en la oposición.

Una semana en la que los representantes policiales y de la Guardia Civil han lanzado su ofensiva en el Congreso por sus condiciones laborales. Y, además, para afrontar otras cuestiones relativas a las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado que Pablo Casado resumió de este modo en su cuenta personal de Twitter: