El Ayuntamiento de Madrid ha propuesto al juez lanzar una convocatoria extraordinaria para la contratación de 22 militares como miembros de la Policía Municipal. Con ello pretende subsanar el error cometido durante la gestión de la anterior alcaldesa, Manuela Carmena, que incumplió la cuota obligatoria reservada a los miembros de las Fuerzas Armadas en este tipo de oposiciones. Los juzgados determinarán si aceptan la propuesta del consistorio o si, por el contrario, anula total o parcialmente toda una promoción de 112 agentes que ya forman parte del cuerpo municipal.

El error tuvo lugar en 2019. La convocatoria para la incorporación de nuevos policías municipales exige, por ley, que se reserve un 20% de plazas a militares de tropa y marinería. Se trata de personal de las Fuerzas Armadas que al cumplir los 45 años termina su vinculación con los cuerpos militares y debe buscar un nuevo destino profesional, esta vez en el ámbito civil.

El Ministerio de Defensa tiene suscritos una serie de convenios con entidades de la administración para dar salida a estos efectivos -entre ellos, el Ayuntamiento de Madrid-, aunque las asociaciones militares reclaman más medios para encontrar una adecuación laboral, ya sea en forma de acuerdos con el sector privado o con la adecuación de los conocimientos de los efectivos en títulos oficiales.

El acuerdo entre el Ayuntamiento de Madrid y Defensa no se cumplió en la convocatoria lanzada por el consistorio madrileño en 2019, cuando Manuela Carmena ostentaba la alcaldía. Más de un centenar de candidatos superaron las pruebas y se incorporaron de pleno derecho a la Policía Municipal. Sin embargo, la Asociación de Tropa y Marinería (ATME) advirtió del incumplimiento del acuerdo y reclamó ante los tribunales que se cumpliese con la cuota establecida para incorporar a los miembros de las Fuerzas Armadas.

La postura de Almeida

Como contó Vozpópuli, los tribunales obligaron al Ayuntamiento de Madrid, ya dirigido por José Luis Martínez-Almeida, a incorporar a 22 efectivos de tropa y marinería para cumplir con el acuerdo firmado con Defensa. El consistorio recurrió la decisión: no por estar en desacuerdo con la sentencia, sino para “ganar tiempo” y lograr que los 112 nuevos agentes terminasen las oposiciones y vistieran ya el uniforme.

Un movimiento, señalan fuentes consultadas por este diario, con el objetivo de consolidar la plaza de los agentes de la Policía, al mismo tiempo que se buscaría una vía alternativa para satisfacer las demandas de los militares.

El Tribunal Superior de Justicia de Madrid (TSJM) desestimó el pasado 16 de junio el recurso presentado por el Ayuntamiento madrileño y consideró obligatorio que el consistorio incluyese a los militares a los que se dejó sin plaza en la convocatoria de 2019. Una decisión judicial que ATME aplaudió, al considerar que así se cumplía la defensa de los intereses profesionales del personal de tropa y marinería.

La posición de ATME

Ahora, el Ayuntamiento de Madrid ha propuesto al juzgado y a las partes personadas una alternativa para subsanar el error de 2019 sin poner el juego el futuro de los 112 miembros de la Policía Municipal que aprobaron la oposición, sin tener que anular de pleno toda la convocatoria y despedir a los agentes. En concreto, lanzar una nueva convocatoria exclusivamente para personal de tropa y marinería con 22 plazas para el cuerpo municipal. Una cifra que cumpliría con las cuotas marcadas por el convenio suscrito con Defensa.

Fuentes de ATME señalan, no obstante, que la propuesta satisfaría sus peticiones, en el sentido de que ellos habrían planteado una solución en ese mismo sentido. "Pero de momento nadie se ha puesto en contacto con nosotros, por lo que no podemos valorarlo de forma definitiva". Y añaden: "Nos gustaría tener el acuerdo por escrito y firmado, con una fecha concreta para incorporar a los 22 militares de tropa y marinería al procedimiento; nuestro deseo es no perjudicar a los 112 policías que se ganaron su plaza justamente".