7.800 efectivos, vehículos blindados, aeronaves, fuerzas navales… Marruecos será escenario en fechas próximas de las mayores maniobras militares que se celebran en todo África con la participación directa de nueve ejércitos internacionales. Entre ellos, el de Estados Unidos. Los ejercicios tendrán lugar en plena crisis diplomática entre Madrid y Rabat derivada de la avalancha migratoria vivida en Ceuta y la acogida en un hospital logroñés del líder del Frente Polisario, Brahim Ghali. Un despliegue que, además de pretender el intercambio de conocimientos y capacidades entre los participantes, también se traduce en una demostración de fuerza militar en el eje oriental del Mediterráneo.

African Lion 21 se celebrará entre el 7 y 18 de junio en diversos puntos de territorio marroquí. Unas maniobras que cuentan con el impulso directo de Washington a través del US Africom, el Mando Combatiente Unificado del Departamento de Defensa de Estados Unidos dedicado a las operaciones militares en África. Tanto es así que oficiales norteamericanos han visitado el reino alauí durante los últimos meses para coordinar el desarrollo del ejercicio.

Las maniobras African Lion reúnen año tras año a miles de militares de diversos países para potenciar las capacidades militares de los países africanos. Las naciones implicadas consideran que se trata de un ejercicio estratégico para fomentar la cooperación frente a las inestabilidades que se vive en el norte de África y en el Sahel, con el terrorismo yihadista como uno de los principales desestabilizadores de la zona.

Marruecos es este año el escenario principal del ejercicio, en un contexto de elevada tensión diplomática. Los ojos del mundo miran los movimientos de Rabat tras una laxitud en las fronteras que ha permitido la llegada de 8.000 inmigrantes a Ceuta por vía irregular. España ha tenido que recurrir al Ejército -fuentes militares señalan que el despliegue militar es de unos 800 efectivos- y ha multiplicado sus recursos para devolver a todas estas personas a su país de origen. Ahora Rabat tendrá la oportunidad de hacer otra demostración de fuerza. Y será en términos militares.

El ejercicio en Marruecos

Desde Africom definen el African Lion como “las mayores maniobras militares” en el continente. Las cifras hablan por sí mismas. Sólo en efectivos, el ejercicio reunirá a 7.800 militares de nueve nacionalidades diferentes: Marruecos, Estados Unidos, Senegal, Túnez, Italia, Reino Unido, Países Bajos, Brasil y Canadá. También participan 20 países como observadores, la mayoría de ellos africanos, pero también están presentes Portugal, Dinamarca, Malta, Noruega y Polonia. En cuanto a medios logísticos, el ejercicio reunirá más de cien vehículos militares, 67 aeronaves y dos embarcaciones. El presupuesto de las maniobras es de 24 millones de euros.

El general James C. McConville, Jefe del Estado Mayor del Ejército de Estados Unidos, destacó la importancia estratégica que tienen estas maniobras a través de sus redes sociales:

España ha participado en ediciones anteriores del African Lion celebrados en diversos países africanos. No lo hará en esta ocasión, pero no por las tiranteces diplomáticas que se viven con Rabat: "La planificación y priorización anual que se hizo sobre la participación de las Fuerzas Armadas en los distintos ejercicios nacionales e internacionales de 2021 depende de diferentes condicionantes", señalan desde el Estado Mayor de la Defensa (EMAD) a Vozpópuli.

Dentro de esta planificación se analizan las fechas, la coincidencia con otros eventos, el equilibrio con la participación en misiones internacionales -OTAN, Unión Europea y ONU- y, en este año, las consecuencias de la pandemia del coronavirus. La cúpula de las Fuerzas Armadas descartó hace varios meses su participación en las maniobras de este año.

Infográfico con los recursos dedicados al African Lion 21.

El programa de rearme marroquí

Como contó Vozpópuli, un informe elaborado por el think tank Instituto de Seguridad y Cultura alertaba el pasado 6 de mayo de que el programa de rearme marroquí “podría suponer un desafío para la integridad española”. El reino alauí aprobó en 2017 un plan quinquenal por valor de 22.000 millones de dólares para reforzar sus capacidades de defensa, en una carrera con Argelia para liderar las fuerzas militares en el norte de África.

Dicho informe incide en las relaciones estratégicas que Marruecos y Estados Unidos han estrechado en los últimos años. Entre otros, con el reconocimiento de Washington de la soberanía marroquí sobre el Sáhara occidental.

El mando combatiente estadounidense para África incide en sus redes sociales en que Washington y Rabat “mantienen una larga relación desde el siglo XIX" :“Hoy, Marruecos es un líder regional en seguridad, llevando seguridad al resto de África a través de operaciones de formación y mantenimiento de la paz”, señaló Africom en sus redes sociales este miércoles.

Unas declaraciones que contrastan con el silencio de Estados Unidos respecto a la crisis registrada en Ceuta y sus consecuentes tensiones diplomáticas entre Madrid y Rabat. “Estamos al tanto de la situación en Ceuta, pero dejamos que sean los gobiernos de España y de Marruecos quienes comenten este tema”, declaró un portavoz del Departamento de Estado norteamericano a Europa Press.