Tribunales

El juez sospecha que Podemos no pagó los impuestos por la obra de su sede

Destaca que el partido le negó la información para acreditar el abono al Ayuntamiento de Madrid por el coste real de la reforma e informa al consistorio de Martínez-Almeida para que lo revise

La cúpula de Podemos en el Congreso del partido
La cúpula de Podemos en el Congreso del partido Europa Press

El juez que investiga a Podemos por presunta financiación irregular pone en duda que el partido pagase los impuestos que le correspondían por las obras de su sede al Ayuntamiento de Madrid. El magistrado incluye esta sospecha en el auto en el que archiva esta parte de la investigación, pero remite información al consistorio madrileño de José Luis Martínez-Almeida“por si procediera realizar una liquidación final del ICO (Impuesto sobre Construcciones y Obras) conforme al valor real” de la reforma.

Esta era una parte del caso que surgió a partir de la denuncia presentada por dos ex abogados de Podemos, que fueron cesados por el partido. Entre las irregularidades internas que denunciaban, se encontraban las obras de rehabilitación de la sede del partido en 2019. Según dijeron, el precio inicial se estableció en cerca de 650.000 euros y acabaron costando más del doble.

El juez considera “insólito” este desfase de precios y dice que “resulta totalmente contrario al procedimiento propio de una licitación pública”. Por eso inició una investigación por un presunto delito de apropiación indebida ante la sospecha de que el partido estuviera encubriendo pagos ajenos a las obras. Tras las pesquisas realizadas, el magistrado descarta el posible delito, pero explica que el valor de las obras recogido en el Proyecto de Ejecución no se correspondía con la realidad de los precios de mercado. 

La explicación del arquitecto

El auto al que ha tenido acceso Vozpópuli se basa en la declaración que prestó como testigo el arquitecto de la obra. Declaró que el precio final, incluida una desviación por mejoras del 21,19%, fueron 1.498.680,51 euros. Declaró ante el juez y después mandó un escrito ampliando sus explicaciones: fue en octubre de 2018 cuando, a petición de Podemos, hizo el Proyecto Básico de Reforma que sirvió para solicitar la Licencia Urbanística en el Ayuntamiento de Madrid. El consistorio le otorgó los permisos  el 25 de marzo de 2019.

El arquitecto relató que su valoración inicial respondía a unos precios mínimos de referencia comprendidos en una aplicación informática publicada por la Comunidad Autónoma de Madrid en el año 2015  y que no fue actualizada hasta 2020, después de la reforma. Esos precios mínimos le sirvieron para el cálculo del ICO que hay que adelantar al Ayuntamiento y para el posterior visado del Proyecto de Ejecución en el Colegio de Arquitectos.

El Proyecto Básico se valoró en 630.710 euros, el Proyecto de Ejecución se incrementó a 649.936,68 euros por unas mínimas variaciones. Pero una vez se acudió al mercado real, la adjudicación se disparó hasta los 1,2 millones y terminó en casi 1,5 tras una desviación de la obra. Según dijo el arquitecto, una vez finalizada la obra, se tiene que proceder a la regularización del pago del impuesto conforme al precio real. Esta es la parte sobre la que el juez tiene dudas.

Pagar menos impuestos

Analizados todos estos datos, el magistrado Escalonilla llega a la conclusión de que Podemos hizo todo esto para pagar menos impuestos: “Cabe concluir racionalmente que el hecho de que tanto en el Proyecto Básico como posteriormente en el Proyecto de Ejecución se consignaran unos precios mínimos, obtenidos de la aplicación informática anteriormente expuesta publicada por la Comunidad Autónoma de Madrid, obedeció a la finalidad de pagar una cantidad inferior a la procedente al Ayuntamiento de Madrid por el Impuesto de Construcciones”.

“De hecho -advierte el juez- se ha requerido en dos ocasiones al partido político Podemos a los efectos de que presentara la documentación acreditativa de la regularización del pago de dicho impuesto – por error material se hizo referencia al pago de la licencia de obras – sin que hasta la presente fecha se haya presentado el documento acreditativo de la liquidación final del importe del ICO conforme al valor real de las obras”.

Para despejar esa duda sobre si Podemos pagó o no el impuesto que le correspondía, el juez da traslado al Ayuntamiento de Madrid del escrito presentado por el arquitecto de la obra “por si procediera realizar por parte del Ayuntamiento una liquidación final del ICO conforme al valor real de la obra de rehabilitación”.

El juez Escalonilla mantiene a Podemos como investigado por su su vinculación con la consultora Neurona a la que le pagó 363.000 euros para trabajos electorales que el juez sospecha que no se prestaron. A lo largo de los meses que ha durado la investigación ha ido archivando otras irregularidades incluidas en la denuncia inicial como el presunto uso fraudulento de la caja de solidaridad del partido alimentada económicamente por las aportaciones de sus miembros, el contrato con otra consultora llamada ABD o el acceso al disco duro de una de sus abogadas.

Una falsa licitación pública 

En lo relativo a las obras de la sede, Podemos remitió al juez un chat interno del partido para tratar de demostrar que estuvieron asesorados por su exabogado y ahora denunciante, José Manuel Calvente. Según el escrito de la formación morada publicada por este periódico, fue Calvente "quien informó de que ni siquiera era necesaria la publicación de la licitación en caso de urgencia".

El magistrado Escalonilla no hace ninguna mención a este punto concreto en su auto de archivo, pero sí se detiene en el proceso de licitación pública de la obra realizada por el partido a través de su página web. A juicio del titular del Juzgado, "consta indiciariamente acreditado que el partido no licitó realmente dichas obras" y con ello incumplió "lo dispuesto en la Disposición Adicional Decimotercera de la Ley Orgánica sobre financiación de partidos políticos" que recoge el “Régimen de contratación de los partidos políticos”.

Se licitaron el 20 de mayo de 2019 en seis bloques comprensivos de partidas distintas y se adjudicaron finalmente el 3 de junio de ese año. El juez se basa en las declaraciones prestadas por los responsables de las empresas contratadas, que le confesaron que el arquitecto de la obra, al que conocían de antes, les fue contactando directamente para ofrecerles el trabajo. En algún caso, según el auto, ni siquiera tuvieron conocimiento de la licitación publicada en la web. El juez establece que lo que hizo Podemos fue una "contratación directa de las diversas partidas de la obra a dichas seis sociedades mercantiles" pero sostiene que eso "no constituye delito alguno".

Últimas noticias

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba