El conseller de Interior, Joaquim Forn, ha descartado que los Mossos d'Esquadra eviten la celebración del referéndum previsto para domingo el 1 de octubre: "No sólo no llegaremos a impedir el referéndum, sino que será todo lo contrario: facilitaremos su participación".

Forn ha asegurado -en una entrevista publicada este domingo en 'El Punt Avui'- que los Mossos tienen que respetar la legalidad catalana "que emana del Parlament de Catalunya". Asimismo, ha dicho que es probable que el Estado ponga en situaciones complicadas al cuerpo pero que las estudiarán cuando se produzcan.

También ha rechazado que el Gobierno pueda suspender las competencias de la policía catalana porque el procedimiento para llevarlo a cabo es muy complicado: "La gente especula sobre la suspensión de los Mossos, con la suspensión de la autonomía, con el Estado de excepción, con si Millo [delegado del Gobierno] puede convocar elecciones... pero no es tan fácil".

"No sólo no hay ninguna purga, sino que no hay ningún tipo de inquietud entre los mandos de los Mossos", dice Forn

Forn ha negado que la dimisión del director del cuerpo Albert Batlle el pasado lunes se deba a una maniobra de la Conselleria. "No sólo no hay ninguna purga, sino que no hay ningún tipo de inquietud entre los mandos de los Mossos", ha asegurado.

'Decepcionado' de Colau

El conseller, que hasta su nombramiento era el portavoz del grupo Demòcrata en el Ayuntamiento de Barcelona, ha afirmado sentirse decepcionado con la actitud de la alcaldesa, Ada Colau, ante el 1-O, del que ha defendido que "no es una movilización, es un referéndum".

"Venderlo como si fuera una movilización o una 'performance' me parece totalmente fuera de lugar. Es la manera que tiene siempre de escabullirse de los compromisos", ha criticado, y ha recordado que se comprometió a consultar la adhesión de la capital catalana a la AMI y que la votación aún no se ha producido.