El Gobierno y la Comunidad de Madrid han llegado a un acuerdo por el cual el Ejecutivo central asume el control sanitario de las ciudades españolas de más de 100.000 habitantes, según fuentes conocedoras del contenido de la reunión.

Así, para municipios por encima de los 100.000 habitantes, se ha acordado un criterio homogéneo para aplicar en la Comunidad de Madrid y en el resto de España.