La patronal Foment del Treball y la mayoría de asociaciones empresariales de Cataluña han dicho este domingo "basta" a los altercados de los últimos días y han pedido al Govern y al Ayuntamiento de Barcelona que abandonen su actitud "irresponsable", condenen la violencia y expliciten su apoyo a los cuerpos de seguridad.

Organizaciones empresariales que suman el 23% del PIB catalán y ofrecen trabajo a unas 450.000 personas han celebrado hoy un acto conjunto tras la quinta noche consecutiva de altercados en Barcelona y otras ciudades de Cataluña, que se han saldado con 38 detenciones y el destrozo de numerosos comercios y establecimientos de la capital, disturbios precedidos por las críticas de partidos del Govern y parlamentarios a la actuación de los Mossos.

El presidente de la patronal Foment, Josep Sánchez Llibre, ha leído un comunicado en el que las asociaciones, sobre todo las del comercio, turismo, hostelería y restauración, lamentan que, desde el martes, la Generalitat no haya condenado la violencia y que la alcaldesa, Ada Colau, no lo hiciera hasta la medioanoche del viernes.

"Nos dirigimos al Govern de la Generalitat, al Ayuntamiento y a los irresponsables que promueven estas protestas y se lavan las manos", ha afirmado Sánchez Llibre, quien ha incidido en el "daño" que esta situación ha ocasionado a bienes y a la imagen de Barcelona para atraer inversiones. "Hasta aquí", ha remachado.

"Apoyo con la máxima contundencia"

El presidente ha agregado: "Exigimos al Govern de la Generalitat y al Ayuntamiento que den apoyo con la máxima contundencia, con la máxima profundidad, a los Mossos, que garantizan la seguridad de todos los ciudadanos de Cataluña, así como a la Guardia Urbana de Barcelona y policías locales, además de las brigadas de limpieza y bomberos".

Ha hecho un llamamiento explícito "a los irresponsables que cierran los ojos como si no entendieran que no es obligación del Govern en funciones velar por bienes públicos y privados, por la seguridad y los derechos de los ciudadanos, abdicando así de una de las más relevantes funciones de quien, legítima y democráticamente, ostenta la autoridad".

Sánchez Llibre ha precisado que el empresariado, "lógicamente", comparte el derecho de manifestación, pero que ello "de ninguna manera" justifica "el vandalismo", los destrozos y saqueos por parte de "grupos radicales organizados" que buscan, ha dicho, "desestabilizar el estado del bienestar que tanto nos ha costado construir".

El comunicado de empresarios y comerciantes hace un llamamiento también "a los irresponsables que promueven, consienten, justifican o cierran los ojos ante estos gravísimos incidentes", que además "comprometen" el futuro económico en un contexto de pandemia.

Los empresarios destacan que se dirigen, con el mismo nivel de exigencia, "a los irresponsables que niegan su apoyo y los medios personales y materiales a los Mossos d'Esquadra, que velan por la seguridad de las personas y los bienes, y por el libre y pacífico ejercicio de los derechos por parte de todos".

"Una irresponsabilidad"

En estos momentos, aseguran, y ante los graves disturbios de estos días, no expresar ese apoyo "sería una irresponsabilidad", al tiempo que reclaman que sobre los autores de los disturbios se haga "una aplicación estricta de la ley" y la reclamación de indemnizar por daños a comerciantes, vecinos y particulares.

"Que tomen nota, hasta aquí hemos llegado", ha reiterado Sánchez Llibre, quien ha informado de que durante el día de hoy trasladará este comunicado al vicepresidente en funciones de presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, y la alcaldesa Ada Colau, así como el sentir de las organizaciones en términos de "máxima claridad y transparencia, pero también con crudeza".

"Han de saber que no podemos quedarnos parados ante actitudes vandálicas, que da la impresión de que van a seguir", ha continuado.

Por su parte, Luis Sans, presidente de la Asociación del Paseo de Gracia, que agrupa a unos 180 establecimientos de esa emblemática vía y su entorno, ha informado de que ayer, "un día triste para Barcelona", se saquearon 12 establecimientos y comercios de ese paseo, se provocaron daños en 75, se rompieron vidrios en 100 y se hicieron 300 pintadas, daños que ascienden a unos 750.000 euros. "Ha sido la noche de los cristales rotos de 1939 de Alemania", se ha lamentado.

"El Govern aún no ha condenado la violencia, los hechos", ha señalado Sans.