Los doce empleados de Podemos que formaron parte de su equipo de campaña para las elecciones generales del 28 de abril de 2019 han testificado este viernes ante el juez Juan José Escalonilla que trabajaron físicamente junto a personal de Neurona en el local de la calle Maudes de Madrid que les sirvió de cuartel general, uno de los puntos clave de esta causa, en la que se investiga la presunta financiación ilegal de la formación 'morada'.

Escalonilla ha escuchado a esta docena de testigos a propuesta del propio partido, que consideró que podrían "ofrecer el testimonio directo de la experiencia del trabajo llevado a cabo por Neurona", confiando en dar así "un decidido impulso al esclarecimiento de los hechos".

Según fuentes presentes en esta ronda de comparecencias, los doce testigos, que integraban los equipos de prensa, audiovisual y redes sociales, han afirmado que trabajaron junto a personal que venía de parte de Neurona en el local de Maudes, identificando a algunos con nombres y apellidos, y han explicado las funciones que los empleados de la consultora política realizaron en el ámbito de las competencias de cada equipo.

"Colaboración" con la consultora

El abogado de Podemos Raúl Maíllo ha asegurado que los doce han contado al juez que "colaboraron con la gente de Neurona, que vieron físicamente a los trabajadores de Neurona, que vieron cómo realizaban los productos, que validaron los productos y que se sirvieron de los productos".

"Aquí todo el mundo ha visto cómo se desarrolló el trabajo, qué trabajos se desarrollaban y cómo han confirmado que, además, estaban esas personas, que las han visto físicamente, de carne y hueso, en la sede de Maudes", ha recalcado Maíllo, en declaraciones a la prensa a la salida de los Juzgados de Plaza de Castilla.

En consecuencia, ha considerado que con estas testificales debería quedar zanjada la investigación judicial, que se centra en el contrato de 363.000 euros entre Podemos y Neurona para las generales de 2019, ya que Escalonilla sospecha que pudo ser un contrato simulado para desviar dinero de las cuentas 'moradas'.

Sin embargo, la abogada de Vox, Marta Castro, ha observado "contradicciones" entre los distintos testigos porque, si bien han identificado a gente de Neurona, no habrían sabido detallar "qué trabajos hicieron uno y otro". "Creemos que sigue existiendo esa duplicidad de trabajos", ha dicho a los medios de comunicación, abogando por continuar con las pesquisas.