España

El líder del asalto a la Embajada de Corea del Norte huyó a Estados Unidos

El cabecilla del ataque a la legación norcoreana, un hombre mexicano, se puso en contacto con el FBI en Nueva York para facilitar datos de lo sucedido en Madrid

Embajada norcoreana en Madrid.
Embajada norcoreana en Madrid. EFE

Un grupo de 10 personas asaltó el pasado 22 de febrero la embajada de Corea del Norte en el distrito de Moncloa-Aravaca (Madrid). Lo hicieron "utilizando la fuerza" y con "armas simuladas". Durante el ataque, golpearon "violentamente a todo el personal" y les inmovilizaron con grilletes. Tras cinco horas de asedio, el líder de la "organización criminal" engañó a la Policía huyó en un VTC rumbo a Toledo. Este martes, un mes después de lo ocurrido, el juez de la Audiencia Nacional a cargo de la investigación ha dado a conocer el nombre del presunto cabecilla: Adrián Hong Chang, un ciudadano mexicano residente en Estados Unidos.

En un auto, recogido por Vozpópuli, el magistrado José de la Mata, ha asegurado que el hombre, acusado de liderar la "organización criminal", se contactó con el FBI en Nueva York con el fin de facilitar información referente a lo sucedido en Madrid. Además de robar material informático, buscaban convencer de que desertara el encargado de negocios de la embajada, Yun Sok So.

Este mismo martes, el magistrado ha emitido varias órdenes de detención internacional contra el grupo criminal.

Con machetes y grilletes

El asalto se habría cometido "utilizando la fuerza, con armas de fuerza simuladas, machetes, barras de hierro y cuchillos", según detalla el magistrado en el auto.

Hong Chang compró el material táctico y de combate en una tienda de Madrid: desde fundas de pistola de extracción rápida, cuchillos de combate, pistolas simuladas HK, una sobaquera, gafas de tiro, linternas tácticas y grilletes de tipos diferentes.

Una vez en la legación, calle Darío Aparicio número 43, los asaltantes procedieron a "golpear violentamente a todo el personal (...) hasta que consiguieron reducirlos y colocarles grilletes y bridas para inmovilizarlos, y les colocaron bolsas en la cabeza, llevándoles a todos a distintas habitaciones de la Embajada". En todo momento, los siete trabajadores que se encontraban en la embajada estuvieron bajo vigilancia. 

Los detalles se han hecho públicos una vez que el juez De la Mata ha levantado el secreto decretado sobre la investigación. Además desvelar los detalles del asalto, el magistrado detalla los delitos que se le imputan a los presuntos autores: allanamiento de morada, detenciones ilegales, lesiones, falsificación documental, amenazas y robo, cometidos por organización criminal.

Entre los diez involucrados, habrían participado también un ciudadano estadounidense (Sam Ryu) y un surcoreano (Woo Ran Lee). El primero se alojó a poco más de 200 metros de la embajada, en el hotel Eurostars Zarzuela Park; allí estuvo desde el 13 de febrero y hasta el 25 (tres días después del asedio). Los asaltantes se identificaron como miembros de una asociación de derechos humanos para la liberación de Corea del Norte. 

La huida

Los agentes de la Policía Nacional fueron informados de los hechos una vez que una de las mujeres presentes en la legación logró huir del edificio tras salir por la terraza de una habitación en la primera planta. Un grupo de efectivos se dirigió al lugar para verificar qué ocurría en la legación. 

Fue el mismo Hong Chang quien abrió la puerta. Vestido con un pin con la cara del presidente de Corea del Norte, se presentó como un alto representante de la embajada y dijo a los agentes "que no había ningún problema en el interior del recinto". Así, logró engañar a la Policía y continuar con el asalto.

Pasadas las 21.30 horas, el líder del grupo abandonó el lugar de los hechos en un vehículo VTC, reservado por Owaldo Trump, con destino a Toledo. Según el auto, esta sería "otra de las identidades utilizadas por Hong Chang", quien posteriormente viajó a Lisboa. Y de allí salió inmediatamente en un vuelo a Estados Unidos. Al día siguiente, arribó a Newark, Nueva Jersey. Y tres días después, se comunicó con el FBI para narrar el asalto. 

Hasta ahora, la Justicia española ha logrado identificar a tres de los 10 asaltantes. El grupo criminal se llevó "ordenadores y otros efectos, en tres vehículos diplomáticos de la Embajada de Corea del Norte". Se detallan un Mercedes Viano, un Toyota Rav-4 y un Audi A8. Los tres coches fueron recuperados horas después. 

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba