Sentencia 'procés' El derecho a decidir era en realidad el "derecho a presionar" al Gobierno

El Supremo considera que los líderes del procés sabían que nunca habría una república catalana

Un grupo de personas sostiene una estelada durante la manifestación convocada por la CUP
Un grupo de personas sostiene una estelada durante la manifestación convocada por la CUP

Los siete magistrados del Tribunal Supremo que han juzgado la causa del procés han considerado tras sus deliberaciones que los líderes procesados sabían que nunca habría república catalana y que todo fue un "señuelo para una movilización". En la sentencia, de 493 folios, han subrayado que el derecho a decidir que defendieron en todo momento los acusados era en realidad un "derecho a presionar al Gobierno".

"Eran conocedores de que lo que se ofrecía a la ciudadanía catalana como el ejercicio legítimo del derecho a decidir, no era sino el señuelo para una movilización que nunca desembocaría en la creación de un Estado soberano", han asegurado los jueces en el fallo difundido este lunes.

Tras cuatro meses de interrogatorios y pruebas judiciales, la Sala de lo Penal ha entendido que "bajo el imaginario derecho de autodeterminación se agazapaba el deseo de los líderes políticos y asociativos de presionar al Gobierno de la Nación para la negociación de una consulta popular".

En este sentido, los magistrados han insistido en que en este caso el derecho a decidir solo se constituyó "a partir de un permanente desafío político" que atacó una y otra vez "la esencia del pacto constitucional y, con él, de la convivencia democrática".

La mutación del derecho a decidir

"Los ilusionados ciudadanos que creían que un resultado positivo del llamado referéndum de autodeterminación conduciría al ansiado horizonte de una república soberana, desconocían que el derecho a decidir había mutado y se había convertido en un atípico derecho a presionar", han añadido los jueces.

Según los magistrados, la conversión del derecho a decidir, "como indiscutible facultad inherente a todo ser humano, en un derecho colectivo asociado a un pueblo, encerrará siempre un salto en el vacío". De ahí que consideren que no existe un derecho a decidir "ejercitable fuera de los límites jurídicos definidos por la propia sociedad". "No existe tal derecho. Su realidad no es otra que la de una aspiración política", han insistido en la sentencia que condena a 13 años de prisión al exvicepresidente Oriol Junqueras por un delito de sedición. 

El tribunal que preside Manuel Marchena ha acordado esta condena después de cuatro meses de deliberaciones en el que han descartado aplicar a los acusados el delito de rebelión que defendía la Fiscalía y que pedía para Junqueras hasta 25 años de cárcel.

Tal y como adelantó este periódico, los jueces consideran probado que hubo violencia en el desafío soberanista, concretamente en el referéndum ilegal del 1-O y en la concentración de decenas de miles de personas ante la Consejería de Hacienda de la Generalitat, unos días antes de la consulta ilegal de 2017.  

Las condenas

La Sala de lo Penal del Tribunal Supremo ha acordado las siguientes condenas para los doce líderes independentistas acusados en la causa del procés:

  • Oriol Junqueras,  13 años de prisión por los delitos de sedición y malversación. También ha sido inhabilitado durante 13 años.
  • Jordi Turull, 12 años de prisión por los delitos de  sedición y malversación. Ha sido inhabilitado durante el mismo período.
  • Josep Rull, 10 años y seis meses de prisión delitos de sedición. Ha sido absuelto del delito de malversación y condenado a una inhabilitación de 10 años y seis meses.
  • Joaquim Forn, 10 años y seis meses por un delito de sedición y la inhabilitación por el mismo período. Ha sido absuelto del delito de malversación.
  • Raül Romeva, 12 años de prisión por los delitos de sedición y malversación. Ha sido inhabilitado durante el mismo período.
  • Dolores Bassa, 12 años de prisión por los delitos de sedición y malversación y 12 años de inhabilitación absoluta.
  • Jordi Sànchez,  9 años de prisión por los delitos de delitos de sedición. Ha sido inhabilitado por el mismo periodo.
  • Jordi Cuixart, 9 años de prisión por los delitos de delitos de sedición y 9 años de inhabilitación.
  • Carme Forcadell, 11 años y seis meses de prisión por los delitos de delitos de sedición y de inhabilitación.
  • Meritxell Borrás, multa de 10 meses (60.000 euros) por un delito de desobediencia.
  • Carles Mundó,  multa de 10 meses (60.000 euros) por un delito de desobediencia.
  • Santiago Vila,  multa de 10 meses (60.000 euros) por un delito de desobediencia.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba