La Fiscalía Superior de Cataluña ha apoyado este viernes el toque de queda nocturno en 161 municipios catalanes, como plantea la Generalitat para atajar la propagación del coronavirus, al entender que se trata de una medida "proporcional" dado el aumento de contagios.

El ministerio público ha presentado en la mañana de este viernes un informe en el que no se opone al toque de queda ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC), que en las próximas horas debe decidir si avala esa nueva restricción, que requiere autorización judicial porque afecta a derechos fundamentales.

De aprobar la justicia esta medida, se volvería a implantar el toque de queda entre las 1.00 y las 6.00 horas.

En su escrito, consultado por Europa Press, la fiscal destaca que se trata de una medida que incluye "importantes excepciones y solo para aquellos municipios que, según los indicadores, se encuentran" en alto riesgo y tienen una mayor población.

"La experiencia a nivel nacional e internacional ha demostrado que las medidas preventivas de reducción de la movilidad y contacto entre personas han sido efectivas en la contención de la transmisión de la enfermedad", destaca la fiscal.