La Asamblea por una Escuela Bilingüe ha presentado un escrito ante el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña denunciando el incumplimiento de las medidas cautelares con relación al idioma en que debía realizarse las pruebas de bachillerato de acceso a la universidad (Ebau) y el “desacato” de la consejera de Investigación y Universidades.

En su escrito, la plataforma educativa advierte que el Consejo Interuniversitario de Cataluña “no estaba dando cumplimiento” al auto dictado el lunes pasado, con el que se había suspendido la instrucción de que durante la realización de estas pruebas se repartieran en primer lugar los exámenes en catalán y solamente se facilitasen en castellano a los alumnos que así lo solicitaran.

Además, la Asamblea por una Escuela Bilingüe recuerda que el auto establecía que "la elección de la lengua de los enunciados del examen no puede venir determinada por la Administración y, en su lugar, deberán estar disponibles en las tres lenguas cooficiales y se ofrecerá de forma individual al alumno la opción de escogerlos en el idioma oficial que estime”.

La asamblea ha constatado “que en vez de poner a disposición de los estudiantes los exámenes en los tres idiomas oficiales” en las pruebas se está dando “preferencia a la elección del idioma catalán sobre otros”.

Nombre del alumno más el idioma

“Nos han indicado, además, que se han elaborado listados en los que consta, junto al nombre del alumno, el idioma en el que han elegido realizar el examen”, alertó la organización, que recuerda a todos los alumnos su derecho a realizar el examen de la prueba “en aquellas materias que no sean lingüísticas, en la lengua oficial de su elección”.

En este sentido, la asamblea reprueba "que el Síndic de Greuges de Cataluña, en línea con lo que ha sido su actuación durante todo su mandato, en este caso también se haya puesto del lado del nacionalismo y en contra de los derechos de los estudiantes".