La exasesora de Pablo Iglesias en el Parlamento Europeo Dina Bousselham ha presentado un escrito en la Audiencia Nacional en el que cambia de versión y asegura que su jefe en Podemos, el vicepresidente segundo del Gobierno, Pablo Iglesias, le entregó en buen estado una copia de la tarjeta del móvil que le habían robado, según ha adelantado eldiario.es y han confirmado a Vozpópuli fuentes del caso.

De esta forma, Bousselham niega ahora que Iglesias le entregara la memoria SD "destruida", tal y como declaró como testigo, y por tanto con la obligación de decir la verdad. En concreto, la Unidad de Asuntos Internos de la Policía ha especificado en un informe que la tarjeta estaba "parcialmente quemada".

"Debo decir que cuando se me entregó, funcionaba, y comprobé que en su interior estaban contenidos de mi teléfono, y así, yo misma, con el fin de proteger mi intimidad, mi vida familiar y mi relación de pareja, accedí a los elementos de naturaleza más personal e íntimos de ésta, y por ello puedo indicar que inicialmente funcionaba bien si bien no contrasté ni analicé su contenido", destaca el escrito, en el que no se cita a Iglesias, prosigue el diario digital.

"Dejó de funcionar"

"Cuando volví a tratar de acceder a ella (después de serle entregada y ver su contenido) dejó de funcionar, pudiendo haber quedado la misma afectada, y es, a partir de ahí, cuando no funcionaba y no pude volver a acceder, tratando de recuperar la misma por mero interés personal, previo a ninguna cuestión judicial, procedimiento alguno, y desconociendo lo que sería la posterior aparición en un registro de los mismos materiales con igual origen en mi teléfono", concluye la exdiputada de Podemos en la Asamblea de Madrid.

El último interrogatorio a Dina Bousselham se centró en la actuación de Iglesias. La exasistente aseguró ante el juez del caso Tándem que el líder de Podemos le entregó "destruida" la memoria SD del móvil que le habían robado en 2015, según confirmaron a Vozpópuli fuentes jurídicas. El titular del Juzgado Central de Instrucción número 6 intentó esclarecer quién destruyó la tarjeta.

Estaba "destruida"

La versión que la exasistente aportó en su última declaración difiere en parte de la ofrecida por Iglesias. El líder político nunca precisó que la SD que había entregado a Bousselham estaba "destruida". Ella tampoco lo mencionó en su declaración anterior. Aunque indicó que el contenido era ilegible, no señaló que había sido "destruido".

El 18 de mayo fue la primera vez que facilitó esta versión en el marco de la causa. Según dijo en el interrogatorio, intentó recuperar la información alojada en la tarjeta SD una vez la recibió de manos de Iglesias. Para ello, añadió acudió sin éxito a una empresa especializada. Ahora ha presentado un escrito ante el Juzgado para aportar otra versión.