La Audiencia Nacional ha decidido que no volverá a reanudar el juicio a Farid Mohamed Al Lal por un delito de autoadoctrinamiento yihadista al entender el tribunal que las alteraciones mentales que sufre, ratificadas por tres informes forenses, no le permiten defenderse con total garantía.

Este juicio ya se suspendió el pasado 9 de junio, cuando se inició la vista con la declaración del acusado, pero el presidente del tribunal se vio obligado a tomar esta decisión ante el excesivo nerviosismo de Farid en el banquillo y a la espera de que un examen forense decretase si estaba en plenas facultades.

En aquella sesión manifestó la misma versión que dio en un juicio en el que fue absuelto en 2017, cuando aseguró ser víctima de un falso montaje protagonizado por el protagonista de la serie "El Príncipe", el actor José Coronado.

Según el escrito de acusación de la Fiscalía, Farid fue detenido en Ceuta el 18 de junio de 2017 y condenado en otro juicio en 2018 por delitos de amenazas y atentado a agente de la autoridad a un año y seis meses de prisión.

Cuando se le detuvo, le fue intervenido un pendrive en el que fueron encontrados numerosos cánticos de llamamiento a la yihad violenta editados por productoras de Dáesh, hallazgo en el que se sustenta la acusación.

La Fiscalía asegura que no está "capacitado" para sentarse en el banquillo

El tribunal, antes de suspender el juicio de forma definitiva, ha dado la palabra a la fiscal, quien ha subrayado que el acusado no está "capacitado" para sentarse en el banquillo y ha pedido que no se tenga en cuenta su declaración en la primera sesión.

Asimismo, la representante del Ministerio Público ha solicitado que sea un forense quien decida si Farid queda en libertad después de cuatro años en prisión o queda internado "por su propia seguridad y la de la sociedad" en un centro psiquiátrico hasta que se le estabilice.

Por su parte, el abogado del acusado ha explicado al tribunal que Farid no quiere que él siga ejerciendo su defensa.

El acusado, que ha seguido el juicio desde el habitáculo acristalado de la sala de vistas, ha manifestado que quería "declarar" y "saber qué se está juzgando".

El presidente del tribunal le ha dado la oportunidad de añadir lo que estimase a su declaración y ante su negativa ha dado por finalizada la sesión.