Vuelve la tensión entre Inés Arrimadas y Juan Marín. La ‘entente cordiale’ entre ambos tras la marcha de Fran Hervías al Partido Popular se ha enfriado con la elección del nuevo senador andaluz de Ciudadanos por designación autonómica. La dirección nacional se ha decantado por el malagueño José Luis Muñoz Lagares sin consensuarlo con el vicepresidente de la Junta de Andalucía, según han revelado en exclusiva fuentes del Comité Permanente de Cs a Vozpópuli.

La candidatura de Muñoz Lagares fue registrada este jueves en el Parlamento andaluz y su presidenta, Marta Bosquet, tendrá que fijar ahora el trámite parlamentario para su aprobación. Esta última tampoco se sintió cómoda con la elección por parte del equipo de Arrimadas de este desconocido afiliado de base que ejerce como vocal de distrito en la ciudad de Málaga, según las citadas fuentes.

Marín convocó el miércoles a última hora de la tarde a los diputados naranjas en el Parlamento andaluz para informarles de que la secretaria general de Cs, Marina Bravo, le había comunicado el nombre del nuevo senador andaluz. A sus compañeros del grupo les trasladó su pesar por "la falta de consenso" en dicho nombramiento, ya que desde Madrid no se le consultó durante el proceso de selección ni se le preguntó su opinión sobre dicha persona.

Una quincena de los 21 diputados naranjas tomaron la palabra a continuación para expresar "su malestar por las formas y el criterio de elección" que se había seguido en el caso de Muñoz Lagares, un militante sin cargo público ni orgánico dentro de Ciudadanos.

"Nueva imposición" de Arrimadas

Varios de los diputados lamentaron esta "nueva imposición" por parte de Madrid, después de que el equipo de Arrimadas les exigiese avalar el nombramiento de Hervías para la Cámara alta en junio del año pasado. También preguntaron por qué se había elegido a este afiliado de Málaga y no a un militante de otra provincia, pero Marín sólo pudo encogerse de hombros pues nada tuvo que ver en la elección.

Muñoz Lagares es una persona cercana al diputado nacional por la provincia de Málaga, Guillermo Díaz, quien dirige el área de Comunicación dentro del comité autonómico de Cs Andalucía. En el equipo de Marín se le empieza a ver como un potencial rival para las futuras primarias internas en Andalucía cuando Juanma Moreno Bonilla convoque elecciones, si bien Díaz niega tener ambiciones políticas en este sentido. Tanto Marín como Díaz forman parte del 'núcleo duro' de Arrimadas desde hace unas semanas.

La dirección nacional sí que consultó a Díaz sobre la idoneidad de Muñoz Lagares, quien avaló el compromiso con el partido desde hace años de este vocal de distrito, un puesto sin remuneración y que conlleva mucho trabajo a pie de calle. Las fuentes del Comité Permanente de Cs subrayan que muchos de los actuales dirigentes naranjas -caso de la propia Arrimadas- empezaron así su ascenso en política.

El próximo senador naranja por designación autonómica es ingeniero técnico en Topografía, especialista en materia medioambiental. Se afilió a Ciudadanos Málaga en 2015 cuando se produjo la expansión territorial fuera de Cataluña de la mano de Albert Rivera.

En los próximos días presentará sus credenciales en la comisión Consultiva de Nombramiento del Parlamento andaluz, que posteriormente tendrá que validar su nombramiento en sesión plenaria. Este afiliado malagueño es el segundo senador de Cs en la Cámara alta junto a la onubense María Ponce.