"Los dos candidatos son la cara de la misma moneda". La descripción sobre los principales rivales en las primarias del PSOE-A, Juan Espadas y Susana Díaz, la ha hecho este martes el consejero de la Presidencia de la Junta de Andalucía, Elías Bendodo. Ha sido preguntado, en rueda de prensa, por la oferta de diálogo hacia el Ejecutivo que preside Juanma Moreno, hecha por el también alcalde de Sevilla si, finalmente, derrota a su contrincante el próximo 13 de junio, cuando voten los 46.000 militantes socialistas.

Con sus palabras, Bendodo ha querido proyectar el mensaje del "más de lo mismo" que el PP andaluz atribuye, desde hace tiempo, a la que fuera presidenta de la Junta, así como a quien ocupara el cargo de consejero de Vivienda con Manuel Chaves, entre otras responsabilidades anteriores. De hecho, Espadas es considerado un 'juntero' con varias décadas en el seno de la burocracia autonómica de los gobiernos del PSOE.

"Entre los dos suman muchos más años sentados en los Consejos de Gobierno que todo el gobierno actual junto", ha recalcado el portavoz de la Junta. Así pues, para Bendodo "ninguno de los dos" pesos pesados en este proceso que desangra al PSOE andaluz "supone nada nuevo y no es renovación". A su entender ambos rivales "son poses para intentar obtener el mejor resultado posible", si bien –ha acotado– "lo respetamos" y desde el gabinete de Moreno Bonilla se "tenderá la mano, como siempre ha hecho", al nuevo líder del PSOE en Andalucía.

Donde sí ha hecho distingos el portavoz de la Junta, al pronunciarse sobre Espadas y Díaz, es en que "los dos candidatos, en su campaña por intentar captar el mayor número de militantes han dicho, uno, que es capaz de llegar a acuerdos y otra que no es capaz", en alusión a la expresidenta.

Susana Díaz ha dejado bien claro, también este martes, que descarta cualquier pacto con el bipartito PP-Cs que rige la comunidad desde las elecciones de 2018 porque –anuncia– lo que ella quiere es "derrotar a la derecha en las urnas". Con estas palabras queda evidenciado que la actual secretaria general del PSOE-A no quiere tender puente, o alianza parlamentaria alguna, con un gobierno en minoría que ha dejado de contar con el apoyo de Vox en la Cámara autonómica. Por el contrario, Espadas articularía cambios en el Grupo Parlamentario, para llegar a posibles acuerdos con PP y Ciudadanos. Todo ello en el marco de una hipotética bicefalia, con Susana Díaz al frente del partido en Andalucía, hasta el próximo congreso regional de diciembre, salvo que optara por dimitir. Otra posibilidad, no descartable, es que Ferraz impusiera una Gestora en Andalucía.

Este martes, precisamente, se ha fijado el único debate electoral entre Espadas y Díaz, junto al tercer aspirante, Luis Ángel Hierro. Será el próximo 8 de junio en la sede regional del PSOE-A de San Vicente (Sevilla) a las ocho de la tarde y moderado por la delegada de El País en Andalucía, Eva Saiz.

La llamada "vía andaluza" de gobierno

Durante la comparecencia de Bendodo, junto a la consejera de Empleo, Rocío Blanco, no han faltado las preguntas sobre el "posible desgaste" que podría suponer, para la coalición de conservadores y liberales, que se hable de forma constante sobre un adelanto electoral. Para el portavoz de la Junta "el adelanto ya quedó zanjada", ha enfatizado para recordar que el horizonte de agotar la legislatura con el que traban es el 27 de noviembre de 2022, último domingo posible para celebrar comicios en Andalucía.

Tras reiterar que las prioridades de Moreno Bonilla y sus consejeros son "vacunar y crear empleo", el titular de Presidencia ha hecho hincapié en la llamada "vía andaluza". Se trata de un término acuñado por él mismo para expresar que ellos tienen "diálogo con todo el mundo" y son un "gobierno moderado".

Como ejemplo de dicha moderación Bendodo ha recordado acuerdos pactados con "Adelante Andalucía y PSOE", además "vamos a seguir hablando con Vox" para reconducir la situación de actual bloqueo que provocó que no saliera adelante la nueva ley del suelo. En este punto ha lamentado que "el urbanismo socialista siga reinando en Andalucía después de 37 años", al haber tumbado el partido de Abascal (con su abstención) junto al voto de Unidas Podemos, la novedosa normativa urbanística.

La crisis en el Ayuntamiento de Granada

Cuando el plazo sigue corriendo hasta el 14 de junio, fecha en la que se cumplirán dos años de la toma de posesión del actual alcalde de Granada, Luis Salvador, Bendodo ha eludido pronunciarse sobre las negociaciones que se llevan a acabo entre PP y Cs para intentar que la Alcaldía no caiga en manos del PSOE, tras una hipotética moción de censura que debería contar con voto del exedil popular Sebastián Pérez, ahora no adscrito.

"Del PP de Granada no debo hablar", ha respondido Bendodo al ser preguntado sobre si la crisis política desatada en la ciudad de la Alhambra podía afectar a la estabilidad del bipartito en la Junta. Tras dejar cualquier valoración en manos de la dirección provincial, así como de la regional, el dirigente popular ha apelado al "sentido común". Al contrario que la última vez que fue preguntado en la misma sede gubernamental de San Telmo, en esta ocasión no ha defendido que el acuerdo para nombrar a Salvador primer edil fuera para cuatro años.