OPERACIÓN REATA

La UCO detiene a 9 personas por un megafraude de 11 millones en el IVA de la gasolina

La Guardia Civil estima en 75 millones de litros de combustible el volumen movido por la "organización criminal" desmantelada, que operaba desde Sevilla. La trama tenía también estructuras para el blanqueo.

Un hombre echa gasolina a su coche
Un hombre echa gasolina a su coche EFE

Nuevo golpe al fraude del IVA de las gasolinas. Agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil han detenido a lo largo de este lunes a nueve personas presuntamente implicadas en un fraude masivo de este impuesto en la compra y posterior venta de grandes cantidades de combustible. Las primeras estimaciones de los agentes apuntan a que, desde el año 2014, la trama había eludido ilegalmente el pago de más de 11 millones de euros de impuestos en la comercialización de 75 millones de litros en estaciones de servicio de toda España. Los arrestados tenían también una estructura societaria paralela que les permitía el blanqueo de las millonarias ganacias que obtenía.

La trama desmantelada tenía también una estructura societaria paralela para 'blanquear' los millonarios beneficios del fraude

La Operación Reata se inició en 2015 a instancia de la Fiscalía de Sevilla después de detectarse la existencia de empresas dedicados a surtir de combustible a gasolinas y que 'desaparecían' cuando se iniciaba una inspección fiscal sobre sus actividades ya que no apagaban el IVA. A partir de ese momento, las pesquisas pasaron a manos de la Guardia Civil, que en los últimos años ha hecho ya dos importantes operaciones similares, y que, en colaboración con la Agencia Tributaria de Andalucía y la Oficina Nacional de Investigación contra el Fraude (ONIF), ha realizado este lunes los nueve arrestos y el registro de otros tantos inmuebles. 

Precios sin competencia

Según las fuentes consultadas, los ahora arrestados creaban empresas para comercializar hidrocarburos y elaborar presuntamente declaraciones falsas del IVA soportado por éstas para no realizar los pagos de este impuesto correspondientes a los ingresos por las ventas. De este modo, la trama conseguía ofertar a los pequeños distribuidores precios sin competencia que les había permitía colocar todo el producto que adquirían en gasolineras repartidas por toda España. Las investigaciones han permitido comprobar que si la mercantil que utilizaban en el fraude empezaba a ser investigada por la Agencia Tributaria por no pagar los impuestos, los cabecillas la disolvían rápidamente y creaban una nueva que empezaba a operar inmediatamente. Todo ello, mediante testaferros.

La red se valía de testaferros para crear empresas con las que comercializar el combustible. Cuando Hacienda les reclamaba el pago de los impuestos, las disolvían

Pese a la complejidad de la trama, el sistema de fraude era "muy sencillo", según destacan estas fuentes. La red adquiría los hidrocarburos en el mercado internacional, lo trasladaban a España y lo ponían en venta a un precio más bajo que la competencia. Una vez cobradas las partidas, declaraban haber soportado un IVA muy parecido en cuantía con declaraciones fraudulentas y, de este modo, evitaban ingresar ningún dinero al Tesoro Público. Cuando eran detectadas las supuestas irregularidades de las empresas por el control de Hacienda, a veces las mantenían operativas durante un breve periodo de tiempo con la promesa de subsanar el error y en otras, sin embargo, cerraban inmediatamente las compañías y abrían una nueva. El dinero conseguido de manera fraudulenta era posteriormente 'blanqueado' por la propia organización, que contaba para ello con una estructura societaria paralela.

'Bashnya' y 'Walkers'

Fuentes cercanas a la investigación destacan la similitud en la actuación de este trama con la que mantenían las desmanteladas también por la UCO en las llamadas 'Operación Bashnya' y 'Walkers'. La primera era dirigida por dos hermanos pakistaníes desde sus chalets de Casteldefells (Barcelona) y la Costa del Sol, y fue desmantelada en 2012. Entonces se comprobó que manejaban una trama de más de 60 empresas repartidas por todo el mundo que cubrían todos los pasos del negocio, desde la compra del petróleo en los grandes mercados internacionales hasta su traslado a los puntos de venta minoristas. Tenían, incluso, un petrolero. La segunda, desarrollado un año después, se saldó con el arresto, entre otros, de un alcalde de CiU que era propietario de una cadena de gasolineras en Cataluña.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba