OPERACIÓN FÉNIX

Conde se valió de su chófer, el guardés de la finca y un profesor eslovaco de esquí para blanquear

El auto del juez Pedraz por el que envía a prisión al ex banquero y su abogado detalla la identidad de los testaferros utilizados para mover el dinero entre cuentas y empresas. Uno de ellos, encargado de cuidar una propiedad en Baleares, cobraba por hacer su trabajo y colaborar en el lavado de fondos 910 euros al mes.

La Guardia Civil custodia la vivienda de Mario Conde durante el registro del lunes.
La Guardia Civil custodia la vivienda de Mario Conde durante el registro del lunes. EFE

Los hijos y el yerno, pero también sus propios empleados. Mario Conde utilizó a varias personas que trabajaban para él para blanquear parte de los más de 13 millones de euros que presuntamente repatrió del extranjero desde 1999. El auto del titular del Juzgado de Instrucción número 1, Santiago Pedraz, por el que envía a prisión al ex banquero detalla que éste utilizó a su propio chófer, al guardés de una finca que poseía en las Islas Baleares y a un profesor eslovaco de esquí para lavar fondos o ocultar que él se encontraba detrás de alguna de las empresas de la trama. Uno de ellos, Carlos Castaño Dorantes, encargado junto a su mujer de cuidar la propiedad de la familia Conde, recibía como salario por su trabajo y por colaborar con la trama únicamente 910 euros al mes, según destaca el escrito del magistrado.

El guardés de la finca de Pollensa ingresaba dinero en efectivo en la cuenta de la que luego salía su salario de 910 euros al mes

Sobre Carlos Castaño, el juez Pedraz señala que figuraba como autorizado en una cuenta abierta en una sucursal de La Caixa de la localidad balear de Pollensa abierta a nombre de Alejandra Conde Arroyo, hija del ex banquero y señalada por la investigación como una de las tres personas claves, junto a su padre y el abogado Francisco Javier de la Vega Jiménez, en la trama empresarial. Dicho depósito tenía como única fuente de ingresos pequeñas entregas de dinero en efectivo de entre 200 y 10.000 euros. Entre el 12 de marzo de 2004 y el 27 de noviembre de 2014, dichas aportaciones sumaron un total de 550.249,10 euros. Éstas eran realizados por varias miembros de la familia y su entorno. Entre ellos, el guardés, que en los documentos de bancarios figuraba simplemente como 'Carlos'.

Junto a él, también intervinieron en estos ingresos ahora bajo sospecha la propia Alejandra Conde; su madre, la fallecida Lourdes ArroyoFélix Castells Sonier, empleado del ex banquero, y Felix Leonardo Loza Ruiz, del que el juez destaca que "es un chófer del señor Conde". El auto destaca que con dichos fondos se cubrieron los gastos que ocasionaba la finca balear, entre ellos "el importe mensual de salario de 910 euros a los guardeses, Carlos Castaño y Catalina Cerdá Castañer [la esposa del anterior]" hasta mayo de 2011, cuando dichos pagos empezaron a hacerse desde otra cuenta de la misma entidad. En este caso, abierta a nombre de GI Beteiligung, la sociedad de Luxemburgo a través de la cual el ex banquero impidió que la finca fuera embargada tras ser condenado por el 'caso Banesto'.

Ingresos en dos cuentas de Barnacla SA

El nombre de los otros dos empleados que figuran como autores de ingresos en esta cuenta mallorquina, Félix Castells y el chófer Félix Leonardo Loza, se repiten en movimientos de otras cuentas. En concreto, en una de La Caixa abierta a nombre de Barnacla SA, la empresa de la trama de Conde que se ha revelado como clave en toda la estructura societaria. Entre el 5 de noviembre de 2008 y el 12 de marzo de 2012, ambos trabajadores hicieron ingresos en efectivo en la misma por un total de 132.000 euros. También realizaron idéntica función en otro depósito de la misma entidad, en este caso con la sociedad Oleificio, donde, en unión de una de las testaferros detenidas, aportaron 219.050 euros.

El abogado de Conde contrató al eslovaco Ronald Stanek como testaferro de una empresa de aceite que movió más de 3 millones de euros

Junto a ellos, el juez Pedraz llama la atención sobre la presencia en la trama del profesor eslovaco de esquí Ronald Stanek, detenido el lunes y al que el magistrado ha dejado libre este miércoles con cargos. Stanek admitió en su comparecencia que fue el abogado de Conde, Francisco Javier de la Vega, quien le "contrató" para que figurase como administador único de la empresa Oleificio, dedicada a la comercialización de aceites. Dicho cargo lo desempeñó entre el 8 de julio del 2009 y el 15 de noviembre de 2014. El profesor de esquí aseguró ante el juez que él se limitaba a firmar documentos cuando le llamaban de la empresa y que nunca intervino ni en la dirección ni en "otras labores de la misma", según recoge el auto.

Durante el periodo en el que Stanek figuró como administrador de Oleificio, esta mercantil recibió de la compañía británica Dryset Limited, que figuraba como su matriz, más de 2,8 millones de euros. Además, llegaron a sus cuentas otros 65.000 euros procedentes de una sociedad asentada en las Islas Vírgenes británicas, Mayfield Business, y otros 282.698 euros ingresados en efectivo "por personas próximas a Mario Conde". A su vez, la compañía transfirió otros 6.500 euros a Higher Productions Limited. Todo ellos desde una cuenta en la que el profesor de esquí figuraba como autorizado. Ahora, éste, como el ex banquero y el resto de los detenidos este lunes, está acusado de ocho delitos fiscales, otro de blanqueo, uno de organización criminal y otro continuado de frustración de ejecución.

Recibe cada mañana nuestra selección informativa

Acepto la política de privacidad


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba