España

El PSOE cree que Zapatero ha viajado a Venezuela obligado por el régimen de Maduro

En la dirección del PSOE ha sentado como una patada en el estómago el nuevo viaje de José Luis Rodríguez Zapatero a Caracas para actuar como mediador entre Nicolás Maduro y la oposición venezolana.

José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolás Maduro.
José Luis Rodríguez Zapatero y Nicolás Maduro. EFE

La tibieza con la que la presidenta andaluza, Susana Díaz, respondió este miércoles en Madrid a la pregunta de un periodista sobre el viaje de Zapatero a Venezuela en un momento en el que Nicolás Maduro precisa de propaganda internacional y Podemos, en España, de nuevos votos para conquistar la hegemonía de la izquierda, se convierte en una reacción abrupta cuando miembros de la ejecutiva socialista cercanos a Pedro Sánchez se pronuncian desde el anonimato sobre la visita del expresidente al país latinoamericano. "Es toda una provocación que solo beneficia a Maduro y a Pablo Iglesias. Sospechamos que obedece a compromisos ocultos con ese país que proceden de su etapa de Gobierno", comenta un alto dirigente socialista.

"El viaje es una provocación que solo beneficia a Maduro y a Pablo Iglesias", dicen en el PSOE

Se refiere, en concreto, a la venta de armas que el Gobierno de Zapatero, con José Bono como ministro de Defensa, le hizo a la Venezuela de Hugo Chávez en 2005, un año después de llegar a La Moncloa. En aquella fecha, cuando la relación del Gabinete español con Washington estaba bajo mínimos por la salida de las tropas de Irak, Zapatero y Bono gestionaron personalmente la venta de diez aviones de transporte y ocho patrulleras al régimen chavista, operación que se hizo a través del supuesto pago de comisiones y que está siendo investigada todavía en sede judicial. Chávez explicó que con estas armas se disponía a combatir el terrorismo.

En el PSOE se recuerda que cuando Zapatero perdió las elecciones y abandonó el Gobierno a finales de 2011, se estrenó por primera vez como conferenciante precisamente en Venezuela, invitado por una asamblea de empresarios en la ciudad de Maracaibo. Algunos periódicos locales publicaron que cobró 40.000 euros por una sola lección sobre economía y su experiencia al frente de la administración española.

El enfado del PSOE con Zapatero no se detiene solo en la opacidad que sigue teniendo en su relación con el régimen chavista, pues se recuerda que hace ahora un año Maduro puso dificultades a Felipe González para entrar en Caracas, hasta el punto de que tuvo que abandonarlo al no recibir autorización por parte del Gobierno venezolano para visitar al opositor Leopoldo López en la cárcel de Ramo Verde, donde llevaba más de un año preso.

La consigna que de momento se ha impuesto en el PSOE es la del silencio, ya que Pedro Sánchez, cuyo desplazamiento a Alemania para profundizar en el problema de los refugiados está pasando desapercibido, no quiere entrar de nuevo en un enfrentamiento abierto con Zapatero a escasas seis semanas de las elecciones.

Entre el Chile de Pinochet y la Venezuela chavista

Sobre el papel, el expresidente ha ido a Venezuela para mediar en el choque que protagoniza el régimen de Maduro con la oposición, excursión en la que va acompañado del expresidente dominicano Leonel Fernández y del panameño Martin Torrijos. La versión de Zapatero es que ha respondido a una invitación de Unasur, un organismo internacional integrado por los doce países de la región suramericana que persigue la construcción de una identidad común. Sin embargo, en el PSOE consta que la sugerencia partió del Gobierno de Maduro, al igual que otro desplazamiento que hizo a Caracas el pasado diciembre, en vísperas de las elecciones celebradas en aquel país, ocasión en la que recibió numerosos elogios de sus autoridades, todo lo contrario que González tras su firme respaldo a los opositores encarcelados. Éste llegó a decir que el dictador Augusto Pinochet respetaba mucho más los derechos humanos en Chile que Maduro en Venezuela.

En Ferraz se relacionan los compromisos de Zapatero con Venezuela a la venta de armas durante su etapa de Gobierno

En cualquier caso, las reticencias de los grupos de oposición hacen inviable, a ojos del PSOE, cualquier tipo de arbitraje, por lo que algunos de sus dirigentes insisten en ver el viaje como respuesta a un “contrato” que ha tenido que asumir con el régimen chavista "porque no tenía otro remedio".

"Una de dos, o es muy desleal con España, el Gobierno y el Partido Socialista o por algún motivo que todos intuimos no tenía más remedio que acudir a la llamada de auxilio de Maduro", concluye un dirigente de Ferraz, consciente del aprovechamiento que el PP puede hacer en plena campaña electoral de la foto del expresidente con Maduro y de lo fácil que resultará también para Pablo Iglesias blanquear su connivencia con el régimen venezolano.


Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba