Rehabilitación de don Juan Carlos

Felipe VI rescata a su padre de la 'zona oscura' tras cuatro años de purgatorio

Después de casi cuatro años en la ‘zona oscura’ de la Casa Real, don Juan Carlos va a ser ampliamente homenajeado este año con motivo de su 80 aniversario. Las celebraciones ya han empezado

Imagen de archivo del Rey Felipe y su padre, el Rey Juan Carlos
Imagen de archivo del Rey Felipe y su padre, el Rey Juan Carlos EFE

Felipe VI ha dispuesto que se proceda a una rehabilitación de la figura de su padre, después de casi cuatro años de permanencia en la penumbra. Don Juan Carlos va a ser objeto a lo largo de este 2018 de un denso rosario de homenajes y celebraciones para festejar su 80 cumpleaños. Una redonda efeméride que el Rey ha considerado apropiada para llevar a cabo este proceso de singular recuperación institucional.

Don Juan Carlos, que ha asumido durante este cuatrienio esporádicas encomiendas oficiales, como la representación de la Corona en diversas tomas de posesión de dirigentes iberoamericanos o la comparecencia a actos sociales y deportivos, ha vivido prácticamente al margen de la agenda oficial. “Un jubilado de cinco estrellas”, se comentaba en el entorno de la Familia Real, en referencia al cultivo de su afición por los viajes a destinos vacacionales de lujo o a los restaurantes más galardonados del planeta.

Desde su abdicación en junio de 2014, en una sorprendente iniciativa forzada por los escándalos, el Rey emérito optó por desaparecer de la primera fila, al objeto de no hacer sombra ni interferir en los primeros pasos de consolidación de su hijo al frente de la Corona. Ni siquiera estuvo presente en las Cortes durante la ceremonia de proclamación de Felipe VI como jefe del Estado, en una llamativa ausencia que dio lugar a todo tipo de especulaciones. “Fue una decisión consensuada con su hijo, y resultó un acierto”, comenta ahora alguien que estuvo muy próximo a aquellas conversaciones.

“El camión de la transición”

Con otro talante acogió don Juan Carlos su postergación, el 28 de junio del pasado año, en la conmemoración en las Cortes del 40 aniversario de las primeras elecciones generales. El Rey emérito había aceptado, también, su ausencia en estos fastos. Su reacción, sin embargo, fue calificada de iracunda, al observar por televisión la presencia de algunas polémicas presencias en aquella ceremonia. En una muy borbónica salida de tono, el rey padre hizo llegar su profunda irritación a diversos medios informativos, en mensajes nada sutiles que incluían frases ya antológicas: “Invitan hasta a las nietas de la Pasionaria y a mí, que fui el conductor del camión de la transición, se me excluye”, llegó a escribir.

Aquella enrarecida tormenta se fue diluyendo. El periodo de sacrificio de don Juan Carlos toca a su fin. Con su abdicación, obligado estrambote a las turbulencias del ‘caso Corinna’, y con la absolución de la infanta Cristina, alejada de la Familia Real desde años antes del relevo en la Casa, parece haberse cumplido el ‘tiempo de penitencia’ decretado por el joven rey. Don Felipe considera que ha tocado proceder a la rehabilitación pública del viejo rey, aprovechando la celebración de su 80 cumpleaños, este viernes, así como el de doña Sofía, en noviembre.

El espectáculo dela Pascua Militar

Un almuerzo privado en Zarzuela, con numerosos invitados, será el primer paso del programa. El sábado, por vez primera desde su salida del Trono, don Juan Carlos asistirá, en compañía de su esposa, a la celebración de la Pascua Militar. Será un momento agridulce, una emotiva reaparición ya que precisamente ese día, de hace cuatro años, se comprobó su penoso estado de salud, lo que dio lugar a la improvisada puesta en marcha del mecanismo del relevo al frente de la Casa, la Corona y la Jefatura del Estado.

Habrá más presencia de Juan Carlos y Sofía, mano a mano, como si nada, durante estos próximos meses. No se ha informado aún de la agenda oficial de estas actividades, pero ya adelantó la Casa Real que los reyes eméritos tendrán más protagonismo este año, al hilo de sus respectivos cumpleaños y de la conmemoración de la aprobación de la Carta Magna. Don Juan Carlos ha logrado que esta paulatina rehabilitación de su figura vaya pareja a las celebraciones de la Constitución, en un gesto también propiciado por su hijo que permite así, restituir de algún modo la figura del rey padre en el frontispicio de nuestra reciente historia.

“Ya se ha cansado de los viajes por playas y manteles exclusivos”, comentan fuentes del entorno familiar. Ahora se va a centrar en la familia, en apariciones con doña Sofía, de quien formalmente vive separado, en sus regatas en Galicia, con sus viejos compañeros de la mar y en asistir a actos oficiales para reivindicar su figura”, añaden. Será este su año, el de su retorno prudente, el del final del ‘exilio interior’, como lo han denominado algunos en su entorno. Al menos, eso es lo que se pretende. No todo el mundo en Zarzuela, ni tampoco en Moncloa, donde se guarda pudoroso silencio, comparte este criterio pero la opinión de Felipe VI se ha impuesto a todo tipo de dudas y de contratiempos. De aquel 'annun horribilis' del 2014 al 'annus apoteosicus" de 2018. 



Comentar | Comentarios 0

Tienes que estar registrado para poder escribir comentarios.

Puedes registrarte gratis aquí.

  • Comentarios…

Más comentarios

  • Mejores comentarios…
Volver arriba