La Conselleria de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias ha reclamado al Gobierno central la transferencia de la gestión del ingreso mínimo vital (IMV) como han pactado con Euskadi y Navarra, han explicado a Europa Press fuentes del departamento.

El departamento considera que la gestión de la prestación en las comunidades autónomas "debería seguir el mismo modelo que el sistema de pensiones no contributivas".

Así, cree que se debería asegurar la gestión por parte de la Generalitat -que espera la respuesta del Estado- acompañada de "suficientes recursos humanos, logísticos y económicos".

Ministerio de Inclusón, Seguridad Social y Migraciones

Por otro lado, en una entrevista en Onda Cero este jueves, el ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, aseguró que desde que empezó a diseñarse el ingreso mínimo vital se consideró que la gestión en los territorios forales tenía que ser diferente.

"La singularidad foral tiene que tener un tratamiento distinto en la gestión, pero siempre estuvo previsto así", declaró Escrivá, donde añadió que se está trabajando en el convenio con la encomienda de la gestión.

El ministro recordó que el IMV complementará los programas de rentas mínimas que ya existen en las comunidades autónomas, pero que son muy desiguales y en algunos casos limitados, razón por la que desde el Estado se plantea un nivel mínimo de rentas en función de una docena de tipos de hogares, prestando especial atención al número de hijos y a las familias monoparentales.