La matriz de TV3, la Corporación Catalana de Medios Audiovisuales (CCMA), no ha realizado ningún contenido específico para emitir los casos de corrupción política, fraude y evasión de impuestos que son motivo de procesos judiciales que afectan al expresidente del Govern Jordi Pujol".

Así lo ha constatado el Parlament de Cataluña en una propuesta de resolución registrada por el PSC y leída íntegramente en el pleno. En la misma, se insta a la Generalitat de Quim Torra a garantizar el cumplimiento de la misión de servicio público y rigor informativo de la CCMA en el tratamiento del expresidente, "contextualizando la información y ofreciendo diferentes elementos de juicio a la ciudadanía".

La iniciativa ha salido adelante con los votos en contra de JxCat, herederos de la extinta Convergència Democràtica de Catalunya. En la propuesta se recuerda que a Pujol "se le retiró el tratamiento de Molt Honorable, la oficina institucional, la pensión vitalicia y otros títulos por parte del Parlament", pero ha vuelto a aparecer en las últimas semanas en diversos reportajes de TV3, el último sobre los Mossos d'Esquadra.

Esta votación se ha enmarcado dentro de un debate monográfico, a petición de Ciudadanos, y en el que se ha aprobado por unanimidad instar a la Generalitat a impulsar un pacto contra la corrupción con todos los partidos, sindicatos, patronales, entidades, mundo local, Sindicatura de Cuentas y la Oficina Antifraude de Cataluña con el objetivo de aumentar la transparencia y proponer cambios legislativos.

También se ha acordado impulsar un código ético de los funcionarios catalanes e instar a la Generalitat a personarse como acusación particular y "perseguir proactivamente todos los casos de uso indebido de patrimonio público por corrupción y fraude fiscal".

La Cámara se ha comprometido a poner sus medios a disposición del Observatorio Ciudadano contra la Corrupción para celebrar, en 90 días como máximo, la primera Cumbre contra la corrupción de Cataluña, algo que ha propuesto la CUP, grupo que también ha defendido crear un mecanismo de prevención contra la corrupción, pero se ha descartado.

Daban más miedo los pasillos del Parlament que el Chicago de los años 20

Desde Cs, Dimas Gragera ha acusado a la antigua CDC, a socialistas y populares de haberse repartido en el pasado las instituciones con prácticas corruptas, funcionando como un cártel. "Daban más miedo los pasillos del Parlament que el Chicago de los años 20", ha dicho y ha añadido que la mejor propuesta para combatir la corrupción ya está prevista: ir a elecciones, para que los partidos del actual Govern queden en la oposición.

Josep Maria Forné (JxCat y socio del gobierno de Quim Torra) ha apostado por promover medidas para combatir la corrupción, como limitar la acumulación del poder y formar el carácter y la ética del gobernante, y ha lamentado que los comuns no hayan querido apoyar propuestas de su partido por casos de la antigua CDC: "De alguna manera también es una forma de corrupción" basar esta decisión en el partido promotor y no en criterios con fundamento.

ERC, a los herederos de CDC: "Todos sabemos de quién estamos hablando"

Por parte de ERC, Jordi Orobitg ha llamado a todos los grupos a tomar un compromiso contra la corrupción y adoptar medidas de transparencia para evitar irregularidades en la financiación de partidos y fundaciones vinculadas a ellos: "Todos sabemos de quién estamos hablando", ha afirmado en alusión velada al caso 3% de CDC, pese a que ha dicho que prefiere no mencionarlo para no generar crispación.

La socialista Rosa Maria Ibarra ha destacado que todos los grupos comparten el objetivo de luchar para no dejar "rendijas" por las que se pueda producir la corrupción, por lo que ve necesario armonizar todas las medidas en una misma iniciativa legislativa, y ha defendido que el Govern comparezca como acusación particular ante cualquier caso.

Marta Ribas ('Comuns') ha defendido impulsar medidas de ámbito local, catalán y también estatal que impliquen al conjunto de la sociedad, y ha asegurado que han rechazado propuestas de Cs porque las han mezclado con el proceso independentista, y del PP y JxCat porque son los "campeones de la corrupción".

La 'popular' Esperanza García ha tachado de sectario que los 'comuns' no quieran apoyar sus propuestas ni las de JxCat: "No sabemos quién es el campeón de la corrupción en Europa, pero sabemos quién lo es en Cataluña, y le pedimos que reaccione, pero no lo criminalizamos", ha dicho.

Natàlia Sànchez (CUP) ha criticado que muchas de las propuestas que se han planteado en el pleno ya se han aprobado anteriormente en el Parlament y ha reprochado a Cs que hable mucho de lucha contra la corrupción pero a la vez busque alianzas con el PP: "Su credibilidad es cero".