En pleno confinamiento, el alcalde de Badalona y presidente del PSC en esta ciudad, Álex Pastor, ha sido sorprendido por los Mossos circulando en su vehículo por una calle de Barcelona y con evidentes signos de embriaguez. El edil, al parecer, "estaba muy alterado, gritando y dando golpes" y "no paraba de repetir: soy el alcalde de Badalona", según han publicado algunos medios. Además, el socialista habría mordido a uno de los agentes que ha intervenido en su detención, motivada por saltarse el confinamiento y por un presunto delito de atentado contra la autoridad.

Tras conocerse los hechos, el PSC ha anunciado que suspende de militancia a Pastor y le ha reclamado que "renuncie a todos sus cargos públicos". "Con independencia de la valoración positiva que nos merece su gestión al frente del Ayuntamiento de Badalona", han indicado los socialistas catalanes en un comunicado, "consideramos que los hechos conocidos hoy (por este martes) son incompatibles con la militancia socialista y el ejercicio de cualquier cargo público".

De un modo similar se ha pronunciado el PSC de Badalona, que, a través de Twitter, ha insistido en que los hechos protagonizados por Pastor son "incompatibles" con "la militancia socialista y con el ejercicio de la Alcaldía" de esta ciudad. 

Pastor gobierna Badalona gracias a un pacto alcanzado con Barcelona en Comú, Guanyem Badalona y JxCat. Un acuerdo que tenía como objetivo principal evitar que se hiciera con el Gobierno municipal el partido más votado, que fue el PP de Xavier García Albiol. El popular ha anunciado, tras conocer lo sucedido y vía Twitter, que iniciará "este miércoles" conversaciones "para presentar moción de censura".