La guerra entre JxCat y ERC se desarrolla desde hace varias semanas en diferentes escenarios. Las redes sociales, y sobre todo Twitter, son el lugar en el que los improperios y los agravios se muestran de forma más descarnada. Unos y otros se lanzan todo tipo de acusaciones tras anunciar el presidente Quim Torra que da por acabada la legislatura y que convocará elecciones una vez sean aprobados los presupuestos de la Generalitat y se ponga en marcha la mesa de negociación entre Govern y Gobierno central acordada por el PSOE y ERC. 

Los tuiteros más agresivos en esta lucha son los cercanos a JxCat, que no dudan en referirse a ERC con epítetos como el de botifler, un apelativo del s.XVIII para acusar de traidores a quienes no quieren la independencia de Cataluña. Otros utilizan palabras más gruesas. Es el caso del politólogo Ramón Cotarelo, cuya animadversión contra ERC nació cuando TV3 decidió prescindir de sus servicios como tertuliano. El madrileño, que es también catedrático emérito de Ciencia Política de la UNED, se ha referido a ERC como un partido "mezquino, hipócrita y menospreciable". "Hacen honor a su nombre: Escoria Republicana de Catalunya", ha publicado. 

Cotarelo, además, ha empezado ya su particular campaña tuitera a favor de Carles Puigdemont, la Crida y el Consell per la República. 

Campaña que también han iniciado otros como Aleix Clarió, asesor de Puigdemont en redes sociales, y quien ha publicado en su cuenta de Twitter una foto del ex presidente y eurodiputado bajo una estelada en su juventud. "Sí, el que está sentado a la izquierda bajo la estelada es el presidente Carles Puigdemont".

Tuiteras cercanas a JxCat como @gallifantes han aprovechado la ocasión para llamar "ameba" al presidente del Parlament, el republicano Roger Torrent

Otros como Biel Figueras, consejero municipal de JxCat en el Eixample de Barcelona, han cuestionado la utilidad de la mesa de negociación acordada entre el PSOE y JxCat y han presumido de encuestas favorables a la posconvergencia.

Desde el lado de ERC, la guerra contra sus ex socios de gobierno pasa por reivindicar como logros republicanos la mesa de negociación y, sobre todo, los presupuestos de la Generalitat, que ayer comenzaron su trámite en el Parlament. Es el caso del periodista Eduard Voltes, que ha cuestionado a JxCat por romper la alianza basándose en la necesidad de sacar adelante los dos proyectos de ERC. "Puede ser que ERC no lo haya hecho todo tan mal", ha tuiteado, "hay algo que no cuadra".

De un modo similar se ha pronunciado el portavoz de ERC en el Ayuntamiento de Roses, Joan Plana, quien ha puesto de manifiesto en su cuenta de Twitter la contradicción de JxCat y Quim Torra.

Hasta el ex diputado Joan Tardà, cuyo nombre se barajó durante algún tiempo como posible número 1 de la candidatura de ERC, ha intervenido en la refriega. Y lo ha hecho para pedir al PSC que apoye las cuentas autonómicas. "Intuyo que el PSC tendrá que repensar la posición hasta ahora mantenida respecto a los presupuestos", ha tuiteado Tardà.