Sin renunciar a la unilateralidad, y en plenas negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez, las bases de ERC han ratificado su apuesta por la vía del diálogo y la negociación con el Estado para conseguir celebrar un referéndum de autodeterminación como "solución al conflicto político en Cataluña". Esta opción ha tenido el aval del 93,46% de los votos, 558, tan solo 20 en contra y 19 votos en blanco, mostrando ciertas diferencias internas en el seno del partido durante el Congreso Nacional de los republicanos e independentistas liderados por Oriol Junqueras.

Las bases dan así luz verde a esta estrategia para los próximos cuatro años, sin renunciar a la vía unilateral, mientras dirigentes de ERC han asegurado este sábado que ven posible la investidura de Pedro Sánchez antes del 5 de enero si se produce un "gesto" de la Abogacía del Estado en favor de la excarcelación del ex vicepresidente catalán. 

El partido de Junqueras, que ha intervenido en el Congreso de ERC a través de un mensaje de audio, fija su objetivo en la independencia de Cataluña, sin poner una fecha concreta, pero a través del diálogo y una nueva consulta consensuada con el Estado, sin renunciar a ninguna vía "democrática y pacífica", incluyendo la unilateralidad. Una declaración de intenciones que choca frontalmente con lo dicho por José Luis Ábalos, ministro de Fomento y uno de los negociadores del PSOE de cara a la investidura de Pedro Sánchez, quien había sugerido que ERC había descartado la vía unilateral y que "no hay nada" aún en el pacto buscado con ERC para sacar adelante la investidura de Sánchez.

Investidura de Sánchez antes de Reyes

Los republicanos y separatistas no han descartado en el Congreso Nacional investir a Sánchez antes del día de Reyes y se erigen como un "rompehielos" en el diálogo, pese a la reciente sentencia del Tribunal de Justicia de la UE sobre la inmunidad de Junqueras. Eso sí, deben cumplirse dos condiciones: el "fin de la represión" y una "mesa de diálogo entre iguales".

Sánchez podría fijar la fecha del primer debate de investidura para el viernes de la próxima semana, el 27 de diciembre, y poder tomar las uvas como presidente del Gobierno si supera la primera votación. En caso contrario, comenzaría a correr el reloj de la democracia y se tendrían 54 días para fijar un segundo debate.

Los republicanos ven posible alcanzar un acuerdo con el PSOE para tratar de dar una salida al conflicto en Cataluña, así como un posicionamiento favorable a que la judicialización dé paso a una negociación política, según han asegurado fuentes de ERC a Efe.

La independencia es "inevitable"

ERC ha considerado inamovible esta posición tras la sentencia europea que avala la inmunidad de los eurodiputados electos. Los republicanos habían emplazado a la Abogacía del Estado a pedir al Tribunal Supremo la "nulidad" del juicio del procés y liberar inmediatamente a los políticos presos, mientras el líder de los independentistas de izquierda ha defendido un nuevo referéndum de independencia, que considera inevitable, al tiempo que ha asegurado que la ruptura con el resto de España es "irreversible". 

Junqueras ha asegurado que trabajan para conseguir una "victoria inapelable" con una "mayoría independentista plural y diversa". "La independencia ya no es hoy la causa de unos cuantos", ha asegurado en su locución. "Hemos situado la independencia en el centro, desplazando el viejo autonomismo a una página superada de la historia", ha indicado. "La independencia de Cataluña no es sólo un proyecto posible, es inevitable", ha sostenido.

El Gobierno avala "una salida para Cataluña"

También este sábado, la vicepresidenta del Gobierno en funciones, Carmen Calvo, se ha pronunciado sobre la vía del referéndum unilateral que mantiene abierta ERC. A su juicio, "entre diferentes tenemos que encontrar una salida para Cataluña", pero ha indicado que el PSOE sabe "perfectamente cuáles son los postulados del independentismo y ellos conocen cuáles son los postulados del socialismo", que son "muy contrarios a eso".

"Lo importante es que tenemos que ir lo más ágilmente posible" hacia "una investidura", y que ésta sea "pronto", para así poder abrir una "nueva etapa", con el objetivo de "devolver la política a la política y afrontar la situación de Cataluña" con "principios democráticos".

La ministra ha aprovechado para criticar al PP por haber "abandonado literalmente las vías de la política para que Cataluña cogiera la deriva que finalmente tomó, para que la política estuviera en las sentencias". A su juicio, el PSOE no ve otra vía que "hablar y acordar, en los marcos que los principios democráticos y del Estado de Derecho nos permiten".