El humor ha imperado en la presentación del libro de Dolça Cataluña, el blog más leído en Cataluña, escrito por 36 catalanes. El acto, al que han acudido una 500 personas, ha conseguido reunir a la denominada resistencia catalana y a los principales pesos pesados de los partidos de centro derecha catalanes: Ignacio Martín Blanco (Cs), Alejandro Fernández (PPC) e Ignacio Garriga (Vox).

Junto al trío han intervenido Tomás Guasch -periodista deportivo y ministro de Deportes de Tabarnia-, Joan López Alegre -el català tranquil-, Francisco Caja -expresidente de Convivencia Cívica Catalana-, Javier Barryocoa -expresidente de Sociedad Civil Catalana-, Chantal Moll -profesora universitaria-, Pau Guix -impulsor del libro-y Antonio Robles -fundador de Cs y exdiputado en el Parlament-.

Alejandro Fernández, durante su intervención

El líder del PPC ha definido que es ser "dolço": "Plantar cara al nacionalismo supremacista y superar los miedos. El supremacismo es tremendamente contagioso y permite que alguien como Quim Torra en lugar de comprobar cada mañana contrariado que Dios no le bendijo con grandes virtudes, no solo no se venga abajo sino que encima se cree superior el tío".

Si no se combate desde el primer momento el supremacismo causa profundas heridas

"El problema es que esto podría ser cómico, pero si no se combate desde el primer momento el supremacismo causa profundas heridas a quienes no somos supremacistas", ha asegurado con un semblante serio. A su juicio, Dolça Cataluña no se siente superior a nadie, es una llamada a la acción y no caer en las trampas del nacionalismo. "La mejor arma para derrotar al nacionalismo supremacista es el humor", ha dicho. "El nacionalismo da risa", ha añadido, para terminar con un "visca Cataluña y viva España". 

Fernández y Martín Blanco, juntos durante el acto de Dolça Cataluña

Alejandro Fernández no ha cantado, como suele hacerlo en la Cámara catalana. "Solo lo hago ante mi musa, Quim Torra", ha señalado. Pero ha confesado que algunas personas le habían recomendado no venir, "y aquí estoy". "Viendo de quien partía el mensaje, he tomado esta decisión", ha considerado.

Martín Blanco pide una izquierda sin complejos

Nacho Martín Blanco, diputado de Ciudadanos en el Parlament, ha reflejado el trato del nacionalismo a los denominados catalanes constitucionalistas. "Hasta ahora el nacionalismo no había tenido respuesta", ha afirmado. "Ahora la tiene con blogs, como Dolça Catalunya", con entidades de la sociedad civil, los partidos constitucionalistas, con la voluntad de sumar también al PSC. 

Nacho Martín Blanco, diputado de Cs

"Fuera el PSC", ha gritado un asistente en ese instante. "No quería mentar la bicha", ha replicado Blanco, que ha pedido una izquierda sin complejos y comprometida con los valores constitucionales y la unidad de España, un proyecto de conjunción y en el que todos nos hemos de sentir amparados. A su juicio, la oposición política es fuerte y es importante que la sociedad civil siga respaldando a estas formaciones. "Hay que dar batalla".

Las comparaciones del català tranquil

López Alegre ha definido este conocido blog como "De Gaulle hablando desde Londres cuando los nazis entraron en París", "es Reagan diciéndole a Gorvachov: 'Derribe usted ese muro'", "es Walesa haciendo frente a los comunistas polacos", "es la Cataluña libre, no mutilada, feliz, la de Estopa, la de los Gasol, la del doctor Valentí Fuster". "La de Carlos Herrera, quien desde Sevilla habla cada día en catalán y lo hace mejor que Rufián -líder de ERC en el Congreso-", ha señalado.

"Es la de los policías que fueron acosados en los hoteles y dolços son los dueños de estos hoteles que no les echaron", ha proseguido, para rendir un homenaje a "quienes luchan contra la emergencia climática" limpiando la basura separatista de los espacios públicos y a los estudiantes de S'Ha Acabat, la agrupación juvenil que está tratando de imponer la normalidad en las universidades pese a los continuos ataques de los separatistas.

También ha elogiado a Martín Blanco, por sus intervenciones en los medios y discursos en el Parlament; a Jordi Cañas por sacarles de quicio -a los nacionalistas- en Europa; a Ignacio Garriga, cuando preguntó a Laura Borràs, líder de JxCat en el Congreso, si le estaba llamando a él racista; y también a Alejandro Fernández, por cantar a Torra al son de Manolo Escobar e invitarle a casa a cenar por Navidad.

Tomás Guasch, el ministro de Deportes de Tabarnia

"La verdad, la justicia y la bondad está de nuestra parte", ha dicho, tras continuar con las comparaciones entre iconos del separatismo y del constitucionalismo.

Iván Redondo y su reverencia a Quim Torra

En un tono más irónico y directo, Tomás Guasch ha cargado contra los independentistas. "Hoy es el día de la genuflexión", ha bromeado Tomás Guasch sobre la reverencia hecha por Iván Redondo a Quim Torra, presidente de la Generalitat, antes de la reunión con Pedro Sánchez, presidente del Gobierno. "Se le ha puesto un collarín", ha continuado.

"Nosotros tenemos el coñazovirus, una mutación del taradovirus", ha dicho sobre el separatismo y el procés, arrancando las carcajadas de gran parte del público.