No se han puesto todavía de acuerdo en si se presentarán juntos a las elecciones catalanas bajo un paraguas constitucionalista común (tipo España Suma o Mejor Unidos), pero tanto Ciudadanos como el PP ya han empezado a construir -cada uno por su lado- la casa por el tejado. O lo que es lo mismo, por la cúspide, por la cara visible que debería liderar el proyecto. Y en esta arista no va a ser fácil converger, porque las dos formaciones barren para casa y quieren que sea su jefe de filas quien encabece la plataforma común. El tercero en discordia, la plataforma Barcelona pel Canvi que lidera Manuel Valls, todavía sigue deshojando la margarita de su futuro electoral.

La líder de Ciudadanos y futura presidente de la formación naranja, Inés Arrimadas, ha dejado claro que “en Cataluña (el proyecto de Cataluña Suma) lo vamos a liderar nosotros”, con independencia de lo que pueda suceder en otros comicios ý en otros territorios, como Galicia y el País Vasco, donde los naranjas quieren implantar el mismo modelo. Es decir, en las próximas elecciones gallegas y vascas, donde el PP parte con más números para encabezar una hipotética lista común o incluso para negarse a converger con los naranjas, como ya ha dicho que va a hacer Alberto Núñez Feijoo en Galicia.

Es más, Feijoo ha dejado claro que la única alternativa transversal para el constitucionalismo en Galicia es el propio PPC: "la respuesta a todos esos votantes de Ciudadanos (preocupados por el avance del nacionalismo) es el PP. Nuestra marca es Galicia y el PP de Galicia es el mejor antídoto contra el nacionalismo.”, Feijoo ha dejado “las puertas abiertas" tanto a "los votantes" como "los dirigentes de Cs para que se integren" en las listas del PP gallego.

Lo importante no son los nombres, dice Arrimadas

Ajena a ello, Arrimadas ha insistido en que “si hay voluntad política, lo importante no son los nombres, sino que la fórmula sea movilizadora del constitucionalismo”. Pero sin dar su brazo a torcer. Sobre todo, porque la heredera de Albert Rivera ve al PP “muy centrado en el partidismo, en sus siglas, en el egoísmo, en sus guerras internas”. Y al parecer no se trata de eso sino de “buscar el interés general y la transversalidad”. Pero, eso sí, con uno de los suyos (Nacho Martín o Lorena Roldán) al frente. Y en esa disputa, ha dejado claro que Lorena Roldán “tiene todo mi apoyo”.

Hasta ahora, el PP parecía que dejaba el liderato de Cataluña Suma en Catalunya a Ciudadanos, e incluso desde varios sectores del partido se habían mostrado simpatías por uno u otro candidato de Cs (Lorena Roldán o Nacho Martín). Pero las cosas han cambiado y la militancia es más partidaria de marcar músculo y perfil propio porque las encuestas le soplan claramente a favor.

Así ha quedado más que patente en la última reunión de la ejecutiva del PPC, donde sin necesidad de someter el tema a votación, los asistentes corearon de forma unánime el nombre de su presidente, Alejandro Fernández, como el mejor candidato para comandar Cataluña Suma. “El candidato de Cataluña Suma debe ser el mejor y el mejor, el más popular y el más conocido dentro del constitucionalismo catalán es Alejandro Fernández”, han asegurado fuentes del partido. Y remiten al reciente acto de presentación del libro “Dolça Catalunya”, en el que Fernández fue aclamado y Martín pasó prácticamente inadvertido.

Cambios en la correlación de fuerzas

El giro de los populares viene avalado por los últimos sondeos que vaticinan la tendencia a la baja (o la muy baja) de Cs y una corriente alcista en el PP. “La correlación de fuerzas ya no es la de los actuales 36 diputados de Ciudadanos en el Parlament frente a los 4 del PP. Ahora estaríamos hablando de 12 o 13 escaños de Cs por 9 populares. Las fuerzas se están equiparando”, han subrayado desde la formación conservadora.

Con un virtual casi empate en las encuestas, desde el PP sostienen que hay un cambio en las reglas de juego de una alianza electoral: “Ya no se trata de fijar las cuotas de cada partido en las listas sino de elegir al mejor candidato y actualmente Ciudadanos no tiene en Cataluña a nadie tan popular y tan conocido como Alejandro Fernández”, han avanzado fuentes del PP. Las mismas fuentes han sentenciado que el partido conservador “no renuncia a liderar Cataluña Suma”.

La líder de Ciudadanos en Cataluña y elegida por la militancia como candidata a la presidenta de la Generalitat por Cs en la próximas autonómicas catalanas, Lorena Roldán, ha dejado meridianamente calro que en Cataluña, el partido naranja tiene que “liderar el pacto”. No obstante, Roldán ha reconocido que las “circunstancias son excepcionales y podemos ser generosos”, lo que se interpreta que estaría dispuesta a no liderar una hipotética lista única.

Un aliado que no sabe si ayuda o si resta

Una de las formaciones que tiene mucho que decir en una posible puesta en escena de Cataluña Suma o Mejor Unidos, si se habla de transversalidad, es la plataforma Barcelona pel Canvi que lidera Manuel Valls. Tanto PP como Cs han roto una lanza (con mayor o menor fervor) para que los de Valls se suban al carro del proyecto, pero estos no lo tienen claro. Ni siquiera están seguros de si concurrirán o no a las próximas elecciones catalanas y, de hacerlo, será en solitario en integrado en alguna alianza. “Todavía no hemos tomado una decisión. Seguimos evaluando si nuestra candidatura podría ayudar o solo restaría” a una alianza del constitucionalismo, ha incidido un portavoz de la plataforma.

Mientras esto sucede -tanto el portazo gallego de Feijoo como la apuesta del PPC por Fernández y las dudas de Valls-, Ciudadanos ha iniciado una ronda de contactos con otros partidos y con entidades de la sociedad civil para que den su apoyo “a una plataforma unitaria y transversal del constitucionalismo en Galicia, País Vasco y Cataluña”, ha informado Arrimadas. Lorena Roldán ha ampliado el alcance del mailing: que “insistiremos hasta el último momento en decirle al PSC que se una”. Un propósito que se antoja mucho más difícil aún que convencer al PP.