Solo dos días después de la presentación de la corriente crítica de Ciudadanos, que tiene como una de sus cabezas visibles al vicepresidente de Castilla y León, Francisco Egea, Inés Arrimadas ha vuelto a Cataluña a presentar su candidatura a la presidencia del partido y en busca del apoyo y la complicidad de la militancia catalana. La líder ha enseñado sus cartas nada más comenzar el acto: coalición con el PP en Galicia, Euskaki y Catalunya y oposición a que los militantes participen en la elección de las direcciones autonómicas como exigen los críticos. Además, ha dejado bien claro que dimitirá si gana la propuesta estatutaria de los críticos en la asamblea general del partido que se ha de celebrar el próximo mes de marzo

La líder de la formación naranja ha llenado el emblemático bar Can Galan de L'Hospitalet, que se ha llenado con la plana mayor de los cargos públicos y cuadros del partido en Cataluña: los concejales en el Ayuntamiento de Barcelona, Luz Guilarte y Paco Sierra, y también de diputados en el Parlament de Catalunya, Sonia Sierra o la misma Lorena Roldán y ha sido aclamada con gritos de "presidenta, presidenta". En total, se han contabilizado unos 250 asistentes.

Pese a no tratarse de un acto oficial si no de la propia Arrimadas con el eslogan "Unidos Adelante", la mayoría de los asistentes reivindicaron la figura de Lorena Roldán como candidata a presidir la Generalitat, y a la que mostraron todo su apoyo. Todo ello pese a que recientemente hayan surgido voces y corrientes que apuestan dejar de lado a la diputada tarraconense y entregar la cabeza del cartel electoral de las próximas autonómicas al diputado Nacho Martín.

NOTICIA EN AMPLIACIÓN