Alfred Bosch ha iniciado una remodelación en la cúpula de la Consejería de Exteriores de la Generalitat. El exdiputado ha cesado a Carles Garcias, jefe del gabinete, y ha nombrado a la directora adjunta, Eva Doya, en su lugar. El cambio se conoce apenas dos días después de que el presidente de la Generalitat, Quim Torra, diera por roto el consenso entre ERC y JxCat, socios del Govern y convocara elecciones.

El anuncio fechado el pasado 24 de enero no ha se ha comunicado oficialmente hasta este viernes. El exdiputado de ERC no ha firmado el cambio, sino que ha dejado ese papel a Aleix Villatoro, secretario general. Garcias formaba parte del personal eventual de la Generalitat, y por tanto no percibirá indemnización alguna.

Garcias se sumó al equipo de Bosch tras la derogación del 155 en Cataluña. Llevaba apenas un año y tres meses al frente del gabinete con un sueldo de 74.379,38 euros anuales y se le han agradecido los servicios prestados.

Doya, de cobrar 41.000 a percibir más de 74.000

Según la normativa a la que ha acudido la Consejería para su despido, la designación del personal eventual evita que puedan acceder a puestos de funcionario y promoción interna. Al ser un cargo de confianza, para el que no hay que acreditar ningún mérito, su cese se produce o bien por despido o de forma automática, cuando el consejero deja el cargo.

Por el mismo motivo y cuatro días después, el pasado 28 de enero, un día antes del anuncio de Quim Torra para convocar elecciones anticipadas en Cataluña tras la aprobación de los Presupuestos, Bosch cesó a la directora adjunta del gabinete, Eva Doya, que ha sido contratada como jefa de gabinete, que ha pasado de cobrar 41.000 euros a los 74.379 euros.

Doya fue la delegada en la embajada de la Generalitat en Francia y estaba hasta ahora como adjunta al Gabinete de Bosch.