El grupo automovilístico nipón Toyota Motor aumentó su beneficio neto un 10,3 % en el ejercicio fiscal de 2020 (terminado en marzo), hasta 2,24 billones de yenes (17.000 millones de euros), gracias a la reducción de costes y a cierta recuperación en las ventas.

El beneficio operativo del fabricante, no obstante, cayó un 8,4 %, hasta 2,19 millones de yenes (16.650 millones de euros), y su facturación por ventas disminuyó un 8,9 % interanual, hasta 27,21 millones de yenes (206.210 millones de euros), por el impacto de la covid en la primera mitad del ejercicio, según su informe financiero publicado este miércoles.

Toyota vendió 7.646.000 vehículos entre el 1 de abril de 2020 y el 31 de marzo de 2021, el periodo que comprende el ejercicio fiscal nipón, lo que marcó un descenso del 14,6 % ó 1,3 millones de unidades con respecto al ejercicio de 2019.

La industria automotriz "vio caer sustancialmente sus cifras" en 2020 en muchas regiones "principalmente debido a los efectos de la suspensión de las actividades de los distribuidores en todo el mundo, con la excepción de algunas zonas como China, donde el impacto de la pandemia fue reducido", señala el informe.

Así, el beneficio operativo y los ingresos del grupo se vieron afectados por "la reducción tanto del volumen de producción como de la venta de vehículos", especialmente en la primera mitad el ejercicio (abril-septiembre de 2020).

La facturación del fabricante para las regiones de Centroamérica, Sudamérica, Oceanía, África y Oriente Medio cayó un 11,4 %.

Por regiones, los ingresos de Toyota en Japón disminuyeron un 9,1 %, mientras que la caída en Norteamérica fue del 10,8 % y en Europa, del 6,6 %.

La facturación del fabricante para las regiones de Centroamérica, Sudamérica, Oceanía, África y Oriente Medio cayó un 11,4 %.

Ejercicio de 2021 de Toyota

En lo que respecta al ejercicio en curso de 2021, que concluirá en marzo de 2022, Toyota espera que su beneficio neto se amplíe un 2,4 %, hasta 2,3 billones de yenes (17.430 millones de euros), con la vista puesta en un impacto prolongado de la pandemia de la covid-19 que seguirá afectando a la producción y suministro de la empresa.

El grupo automovilístico también prevé que su ganancia operativa se incremente un 13,8 % interanuanual, hasta 2,5 billones de yenes (18.940 millones de eurosm, y que sus ingresos por ventas crezcan un 10,2 %, hasta 30 billones de yenes (227.290 millones de euros).