El mercado del automóvil en España está cambiando en los últimos años, un cambio acelerado por las repercusiones de la pandemia del coronavirus y por los continuos vaivenes del Gobierno acerca de las nuevas tecnologías y las ayudas a la compra que generan una gran incertidumbre. Con el mercado a la baja en estos primeros cuatro meses del año, el renting se asienta como una opción cada vez más demandada.

Y es que en estos cuatro primeros meses del año,  las operaciones de renting de turismos han aumentado más de un 30% alcanzando un total de 73.447 vehículos, según las cifras facilitadas por la Asociación Española de Leasing y Renting (AELR). Estas cifras significan que algo más de dos de cada diez vehículos –el 21,6%– que se matricularon en España en lo que va de año lo fueron mediante renting. Solamente el pasado mes de abril, esta fórmula de compra alcanzó un total de 24.031 operaciones, un crecimiento superior al 2.500% que en el mismo mes de 2020, cuando la pandemia de la covid 19 y los confinamientos domiciliarios estaban en su punto álgido.

“Los indicadores de abril muestra una clara recuperación del mercado del renting de automoción, que esperamos mantenga su tendencia en los próximos meses, siempre dependiendo de que la recuperación económica y los niveles de consumo también muestren fortaleza en paralelo”, ha señalado Javier León, presidente del Consejo de Renting de la AELR.

Cuotas de renting sobre matriculaciones por propulsión.

Por tipos de propulsión, hasta abril de 2021 se matricularon en renting 35.907 vehículos diésel, lo que representó el 48,8% del total adquirido en renting, mientras que los vehículos a gasolina registrados en renting fueron 34.761, el 47,3% del total. La partida de coches eléctricos, a gas licuado de petróleo y a gas natural comprimido representó conjuntamente el 3,7% del total, hasta 2.772 vehículos. Dentro de este capítulo, los eléctricos fueron los más vendidos, 1.447 unidades,  y representaron el 1,9% sobre el total de renting.

Sorprende como en esta modalidad el diésel sigue siendo la opción preferida, algo que en el mercado global sigue bajando año tras año muy superado por la gasolina y, poco a poco, por modelos híbridos en cualquiera de sus formulas. Pero en el renting, el diésel manda todavía, la opción a día de hoy más eficiente en largos desplazamiento.

Nuevas fórmulas

Además del renting más tradicional, surgen también en el mercado nuevas formulas alternativas como la recién presentada por Cardive, que llegan para cubrir un vacío de los servicios clásicos de alquiler y renting de vehículos, con mayor flexibilidad, 100% digital y sin límite de kilometraje.

Una fórmula adaptada a estos momentos de continuas transformaciones, en la que las necesidades cambian con demasiada rapidez y los clientes necesitan que los servicios se adapten a ellos más que nunca. Esta nueva propuesta, bajo el paraguas de B4 Motion del grupo Bergé Auto, nace con el objetivo de evolucionar y revolucionar los servicios clásicos de alquiler de coches y renting para particulares, desarrollando una propuesta totalmente digital de suscripción a vehículos.

Así, Cardive ofrece a sus clientes una suscripción mensual con precio único y cerrado, de forma que el cliente puede cambiar de coche, renovarlo o darse de baja de cara al siguiente mes sin ningún tipo de penalización, sin ninguna atadura de permanencia y sin límite de kilometraje en un formato que incluye seguro y mantenimiento del vehículo.

El conductor se ve liberado de la propiedad del vehículo y de la rigidez de los servicios de renting y leasing, al entender que la vida y las necesidades cambian, de modo que el coche que necesita hoy, mañana puede no ser el más adecuado. Por ello cuenta con un variado catálogo de modelos que evoluciona y aumenta cada día.