El presidente de la Asociación de Trabajadores Autónomos (ATA), Lorenzo Amor, aseguró que la subida de impuestos formulada en los Presupuestos Generales del Estado (PGE) afectará a 500.000 autónomos y pidió extender los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y las ayudas al cese de actividad para autónomos hasta el 31 de mayo si se aprueba el estado de alarma hasta el 9 de mayo.

Subir el impuesto sobre el diésel significa subir los impuestos a 500.000 autónomos”, señaló el presidente de ATA, Lorenzo Amor, en la presentación este miércoles de la séptima oleada del barómetro de ATA sobre la situación económica. En este sentido, sostuvo que el carburante es esencial para la actividad diaria de medio millón de autónomos.

El dirigente de la asociación calificó los Presupuestos para 2021 como “obsoletos y desactualizados” al considerar que no cuentan con las posibles consecuencias de la segunda oleada de la covid-19, “tienen mucha carga ideológica y suben excesivamente el gasto”.

Estado de alarma

Respecto al estado de alarma, Amor afirmó que en “un país democrático con una democracia consolidada no se pueden tener los derechos fundamentales coartados” durante los seis meses propuestos por el Gobierno. “Es más propio de una dictadura”, aseguró el presidente de ATA, quien sostuvo que, si el estado de alarma se prolonga hasta el 9 de mayo y ocupa las campañas de Navidad y Semana Santa, los ERTE y las ayudas por cese de actividad “ya deberían estar prorrogados” hasta el 31 de mayo.

Desde ATA reclaman también más ayudas para unos autónomos “ahogados” y “abandonados” como la reducción de la cotización, recuperar la prestación por cese extraordinaria, una ampliación de la línea de avales del Instituto de Crédito Oficial (ICO) y aplazamientos fiscales hasta el 30 de junio.