La Agencia Tributaria ha recaudado un 3,1% más por el Impuesto sobre la Renta de las Personas Físicas (IRPF) hasta mayo pero admite que la mayor parte de ese incremento en los ingresos fiscales no se debe a que haya más empleo o que los salarios sean más altos, sino que obedece a la mayor recaudación de las pensiones y sueldos públicos, que subieron un 0,9% el 1 de enero.

En el mes de mayo, el último del que se han publicado datos este miércoles, la recaudación por IRPF de las pensiones ha aumentado un 7%, debiéndose la mitad de ese incremento al crecimiento del número de pensionistas y la otra mitad a la subida en sí de las pensiones.

En este último mes y, a diferencia de lo que ocurrió en los primeros meses del año, Hacienda sí ha detectado un crecimiento del empleo y los salarios en el grupo de Grandes Empresas. De hecho, los ingresos por retenciones en este grupo crecieron un 12,3% en mayo.

"El fuerte incremento de las retenciones de las Grandes Empresas obedece, en su mayor parte, al efecto rebote tras el descenso del 9% de mayo de 2020. El resultado final fue, no obstante, mejor que en el mismo mes de 2019, y lo mismo se puede decir respecto al acumulado del año", explica la AEAT en su informe de recaudación.

En cuanto a las causas del aumento en mayo, la principal fue la recuperación del empleo, aunque Hacienda advierte de que "con los cambios tan drásticos que se han producido en el último año en la estructura sectorial del empleo es muy difícil deslindar dichos cambios de los que se observan en el rendimiento medio y en el tipo efectivo, a lo que hay que añadir la intensa reducción que sufre el número de Grandes Empresas tras un año tan negativo como 2020", añaden.

Los ingresos por IVA siguen por debajo de los de 2019 pese al repunte del consumo

El comportamiento de los ingresos por otros impuestos también ha crecido en lo que va de 2021. Hasta mayo, los ingresos por el Impuesto de Sociedades han aumentado un 62,5% respecto a 2020 y son casi un 23% más altos de los que se registraron en el mismo periodo de 2019.

"El origen del crecimiento de estos ingresos estuvo en el aumento de los beneficios y de la base imponible (alrededor de un 24%, sin tener en cuenta ingresos atípicos) en el primer trimestre del año y en el mayor peso que tuvo el pago mínimo en los grupos", explican.

Sin embargo, la mejora de los ingresos por el Impuesto sobre el Valor Añadido (IVA) ha sido más modesta, ya que sólo ha crecido un 0,8% hasta mayo pese al repunte de los ingresos. De hecho, los ingresos por IVA siguen este año por debajo de los que se registraron en 2019 entre otros motivos por el impacto de la tormenta Filomena.

Las restricciones frenan la recaudación por impuestos especiales

Los ingresos del Estado por impuestos especiales han caído un 2,1% en lo que va de año, siendo la caída más acusada la de los ingresos por el impuesto sobre Hidrocarburos, por el impacto de las restricciones.

La recaudación por este impuesto de 2021 es más de un 21% inferior a la de los ingresos medios de 2019, lo que "es un claro indicativo de que todavía no se ha recobrado completamente la normalidad en lo que se refiere a la movilidad", apuntan.

También ha bajado en los primeros cinco meses del año la recaudación por impuestos sobre el alcohol (-21,8%), pero tal y como indica Hacienda "hay que tener en cuenta que los ingresos de mayo corresponden a febrero y al primer trimestre, todavía afectados, sobre todo este último, por las restricciones en hostelería y restauración del fin del estado de alarma".