Andrea Orcel fuerza a Santander a sentarse a negociar una indemnización por su fichaje frustrado ante la presentación de una demanda en un juzgado español en la que reclamaría 100 millones de euros.

Desde que el pasado mes de marzo se conoció que el ex banquero de UBS había contratado los servicios del despacho madrileño De Carlos Remón para estudiar la posibilidad de presentar una demanda, Santander ha tratado de evitar polémicas al respecto y negado la existencia de un 'caso Orcel'. En la Junta de Accionistas celebrada en abril, Ana Botín dio por superado el conflicto y subrayó que durante las reuniones con analistas no había sido un asunto comentado.

Orcel y su representación legal en España habrían formalizado ya una demanda en la que el banquero reclama más de 100 millones de euros, de acuerdo a una información adelantada hoy por El Confidencial. De momento, ni el despacho madrileño ni Santander han comentado las informaciones publicadas.

"Si no hay un acuerdo negociado, si Santander no se sienta, no hay duda de que Orcel va a ir con todo a los juzgados", indica una fuente cercana al ex banquero de UBS consultada por este diario. "Santander lo tiene complicado por riesgo reputacional y porque tiene todas las de perder en el caso de que se judicialice el asunto", añade. 

Santander anunció, el pasado mes de septiembre, el fichaje de Orcel, procedente de UBS, como consejero delegado del grupo. José Antonio Álvarez ocuparía el puesto de presidente de Santander España en sustitución de Rodrigo Echenique, según comunicó el banco.

Un nombramiento "inasumible"

El 16 de enero Santander dio por roto el nombramiento de Orcel y explicó que era inasumible tener que hacer frente en su totalidad al bonus en diferido que se había comprometido a abonar a UBS, que ronda los 50 millones de euros.

"Todos los términos, económicos y no económicos, eran conocidos. Y por la cercanía que he tenido con la organización yo era una persona muy conocida en la entidad para todas las personas involucradas. No es una situación donde contratas a una persona y te das cuenta de que es diferente", dijo el italiano en una entrevista publicada en Financial Times el pasado mes de mayo.

Orcel afirmaba en dicha entrevista que su primera sensación al enterarse de su no-fichaje por el Santander fue de "sorpresa, tristeza y una decepción inmensa". "Solo decía: ¿Qué? ¡Díos mío! Esto es un cisne negro, esto no ha ocurrido nunca".