Madrid Nuevo Norte, tradicionalmente conocido como la Operación Chamartín, es el mayor proyecto urbanístico de España y, probablemente, de Europa. La Comunidad de Madrid le ha dado el último ok este año con el horizonte de 2045 como fecha de finalización, lo que obliga a sus promotores a contar con una dilatada proyección de cómo evolucionará el mundo hasta entonces. Los edificios del centro de negocios se empezarían a construir en 2023. Se prevé que el proyecto genere 200.000 empleos ya en su construcción, y que active 1,5 millones de metros cuadrados de oficinas.

Fuentes del sector trasladan a este medio su inquietud por cómo pueda impactar el shock de la pandemia y, sobre todo, el boom del teletrabajo provocado por la covid en la operación, un fenómeno que se preveía que, si acontecía, fuera de manera más escalonada.

El Banco de España estima que ahora un 30% de los empleados en España podría trabajar en remoto, frente al 7% previo a la pandemia. Una encuesta de la consultora Knight Frank ha puesto de manifiesto que alrededor de una de cada tres empresas españolas se plantean recurrir al teletrabajo para ahorrar en oficinas. La propia inversión en oficinas a lo largo de 2019 cayó un 50% en Madrid y Barcelona, según datos de la mayor consultora inmobiliaria del mundo, CBRE.

Cómo se ve desde DCN

Fuentes cercanas a la promotora privada del proyecto Distrito Castellana Norte (participada por BBVA, Merlin Properties y la constructora San José), aseguran que la operación, con una inversión prevista de 7.000 millones de euros, no se ha reformulado.

Las mismas fuentes señalan que el teletrabajo "es una tendencia actual cuyo desarrollo futuro real nos es desconocido y nos provoca cierto escepticismo más allá del efecto a corto plazo que pueda tener".

Paralelamente, señalan que "la absorción (de clientes) para un proyecto de este tipo no ha de ser neta (i.e. por crecimiento de mercado) sino que vale con la bruta (relocalización de inquilinos desde otros edificios a otros más nuevos y de mayor calidad)".

Aseguran que la calidad y ubicación prime de las oficinas de Madrid Nuevo Norte es suficientemente importante como para que el proyecto se consume en los términos previstos

En esa línea, se muestran confiados en que la calidad y ubicación prime de las oficinas de Madrid Nuevo Norte, llamado a ser el nuevo gran eje de Madrid y un punto de referencia para España, será suficientemente importante como para que el proyecto se consume en los términos previstos.

Y ello porque, añaden y reivindican las mismas fuentes, el 50% del stock disponible ahora de oficinas en Madrid no se ha hecho con normas de construcción y mantenimiento de oficinas, sino que son pisos residenciales que se usan irregularmente como oficinas. Fuentes cercanas a DCN confían en que las autoridades echen cada vez más atención a este fenómeno.

En una línea similar, desde la Asociación Española de Oficinas han estimado que las oficinas españolas precovid podrían incluir solo al 50% de los empleados bajo la distancia de seguridad de dos metros impulsada desde las Administraciones Públicas frente a la pandemia

Es de notar en paralelo que la inmobiliaria Colonial, la mayor empresa española de oficinas prime, ha declarado un impacto del 2-3% en su facturación este año. En una presentación a inversores, dio cuenta de una encuesta a sus clientes según la cual, alrededor de la mitad de los empleados estaría dispuesto a bajarse el salario un 5% para trabajar en una oficina en el centro de las ciudades en las que está Colonial, Madrid, Barcelona o París, por cuestiones de sociabilidad, sostenibilidad y ahorro en transporte.