Colonial, la mayor socimi de oficinas de España junto a Merlin Properties, ha reivindicado el valor de sus activos (oficinas en el centro de las ciudades de Barcelona, Madrid y París) ante los inversores frente al avance del trabajo en remoto y la 'desdensificación' de las ciudades.

Desde la compañía española que dirigen Juan José Bruguera y Pere Viñolas y que tiene como clientes a empresas como Goldman Sachs, Facebook, Netflix, Baker & McKenzie, Cartier o CaixaBank, entre otras, destacan el factor social como argumento favorable al uso de las oficinas.

Así las cosas, citan un estudio de su filial francesa, "Paris Work Place 7è edition – 'A survey before and after COVID'", de acuerdo al cual, el interés por ir a la oficina con el objetivo de socializar ha pasado de acaparar al 44% de los encuestados (clientes de la compañía) en febrero de 2019 al 55% en septiembre de 2020.

Así, desde la socimi del Ibex 35 esgrimen que, de acuerdo a sus estudios, la mitad de los empleados en ciudades como París (una muestra, asimismo, comparable a Madrid o Barcelona) estarían dispuestos a bajar un 5% de su sueldo a cambio de trabajar en un lugar a menos de 20 minutos de su casa. Entre los menores de 35, el porcentaje asciende al 60%; entre los de 36 y 49, al 52%, y entre los mayores de 50, al 45%.

"Resiliencia del CBD"

"Las oficinas son lugares donde la gente quiere ir porque tiene experiencias. La oficina debe ser un espacio donde se produzca la innovación y la socialización", reivindican desde Colonial. "Los menores desplazamientos retienen el talento. Los empleados están dispuestos a reducir en un 5% el salario", añaden desde la inmobiliaria, con el 55% de su negocio en París y el 45% restante, en Madrid y Barcelona.

Según los datos expuestos por Colonial, las distancias recorridas por los trabajadores hasta las oficinas en CBD son un 50% inferior a la media del resto de oficinas. Y ello, hacen hincapié desde la compañía, dadas las conexiones que tiene el inmobiliario en el centro con el transporte público, por lo que reivindican que la oficina en el CBD "ofrece ventajas en términos de sostenibilidad y es un activo resiliente". En transporte privado, añaden, las diferencias se reducen a un 7%.

Paralelamente, desde la propia inmobiliaria apuntan que la pandemia provocará un 'desdensificación' del 25% antes de 2025 con especial impacto en ciudades con alta densidad de ocupación (poco espacio para empleados) como Barcelona y Madrid. En la misma línea enuncian que la densificación había aumentado un 65% desde 1990. Todo ello, citando datos de UBS, Cushman & Wakefield, Brookfield Research y 1Brookfied Research.

Impacto del 3% en las rentas

Por lo pronto, la inmobiliaria catalana ha declarado mantener elevados niveles de ocupación (96%) en su cartera de activos prime con una tasa de cobro de rentas del 98% y un impacto previsto en su facturación del 2-3% por la covid. Así, ingresaría unos 336-349 millones de euros al cabo de este año.

La empresa, cuyo principal accionista es el fondo soberano de Catar, prevé una rebaja del 98% en sus beneficios (hasta los cinco millones netos) por una caída en la valoración de sus activos del 1%. La mayor inversión en marcha de Colonial es un complejo de oficinas en la zona del centro-sur de Madrid, Méndez Álvaro, por 300 millones.

Del 7% al 30%

De acuerdo a estimaciones del Banco de España, solo el 7% de los empleados en España trabajaba en remoto de forma permanente antes de la covid. Según los cálculos de la entidad que preside Pablo Hernández de Cos, la cifra podría ascender ahora a un 30% estable tras la pandemia.

Una de cada tres empresas españolas ha pensado en utilizar el teletrabajo para ahorrar, según llegó a recoger una encuesta de la consultora Knight Frank previa a la nueva ley del teletrabajo.

En suma, atendiendo a cálculos de la Asociación Española de Oficinas, el tamaño medio de las oficinas españolas precovid podía contener a solo el 50% de los empleados de manera simultánea bajo una distancia de dos metros.