El coronavirus no sólo ha golpeado al mercado del alquiler. La pandemia también ha tenido un gran impacto en la compraventa de vivienda en España. En concreto, el stock de viviendas disponibles para la venta se ha duplicado en el último año, según datos de la consultora inmobiliaria Casafari.

De acuerdo a esta firma, apoyada en tracking en tiempo real de las ventas de distintos portales y vendedores inmobiliarios, el ‘excedente’ de pisos a la venta sin comprador ha pasado de 217.000 unidades en enero de 2020 a 445.000 en 2021.

Un aumento de más del 100% que se ha visto acompañado de una caída en los precios del 8%, en línea con las previsiones de agentes del sector a mediados de año, atendiendo a lo que recoge la misma consultora. 

El parque de viviendas vacías había crecido ya un 3% en 2019, la primera subida desde 2008

Según informó este mismo medio, ya antes de la pandemia se había detectado una ralentización en el mercado. De acuerdo a distintas fuentes, al cabo de 2019 había crecido por primera vez el parque de viviendas nuevas vacías desde 2008, un 3%, hasta las 475.000 (que no necesariamente estaban en el mercado de la compraventa).

No obstante, parece evidente que la pandemia ha agravado la 'moderación' del sector. El incremento de la oferta de vivienda para la venta sin colocar se disparó especialmente en el último trimestre del 2020, según los datos de Casafari.

Deterioro de la situación económica

Esto significa que buena parte del fenómeno tiene que ver el progresivo deterioro de la situación económica a consecuencia del impacto de la pandemia.

De acuerdo al estudio de Casafari, la oferta embalsada de vivienda para la compraventa creció de forma generalizada en España y, especialmente (tanto en términos absolutos como relativos), en Andalucía, Cataluña, Canarias, Valencia y Murcia.

Paralelamente, lo anterior hace suponer que los precios de la vivienda en la compraventa seguirán bajando en los próximos meses.

Precios en tendencia bajista

Distintos expertos coinciden en señalar que el precio de la vivienda, al menos, de segunda mano, seguirá cayendo hasta 2022.

Desde Casafari entienden que hubo un wait and see durante el año pasado, fiado a que la pandemia durara menos de todo lo que se está prolongando. En esa línea, señalan que los precios seguirán probablemente a la baja hasta el verano, y que entonces podrían estabilizarse.

El impacto sería menor o llegaría con más retraso a los precios de la obra nueva. La promotora con mayor valor en Bolsa, Aedas, espera entregar, antes de abril, el 40% de todas las viviendas que presupuestó en su modelo de negocio al saltar a bolsa, en 2017, para antes de 2021.