El Mobile World Congress (MWC), la mayor feria de telefonía móvil del planeta, se celebrará, coronavirus mediante, del 28 de junio al 1 de julio. El congreso fue suspendido el año pasado debido a la pandemia de la covid-19. La última fecha marcada en el calendario sigue en pie, de momento.

La organización no aclara a preguntas de este medio la superficie de suelo contratado a cinco meses de la cita, en una edición que se realizará en un formato híbrido. Habrá presencia física de expositores y asistentes, pero una parte del encuentro se realizará a través de videoconferencias.

El precio del suelo y los stands, lejos de congelarse o reducirse debido a la incertidumbre de la pandemia, ha subido en la edición de 2021, tal y como ha podido confirmar este diario con algunas de las grandes empresas que acudirán a la cita.

El precio medio del suelo tiene un coste aproximado de 1.200 euros para la presente edición (en el caso de los stands con dos plantas las alturas reducen el coste por metro cuadrado a unos 800 euros). La organización incrementa los precios en cada cita entre un 2% y un 4%.

"Nosotros pagaremos más por el mismo espacio de lo que abonamos hace dos años. La organización no ha tenido en cuenta la situación actual, ni el hecho de que muchas empresas no sientan la misma necesidad de acudir este año que otros", explica una multinacional del sector tecnológico con un espacio contratado de más de mil metros cuadrados.

Organizado por la GSMA

La GSMA, organismo que organiza el Mobile World Congress y que representa a operadores y tecnológicas del sector, es la responsable de la organización del evento. Hace sólo unos días empresas participantes tradicionalmente en la feria, y otras potenciales, recibieron un comunicado en el que se les invitaba a contratar espacio y packs publicitarios para darse a conocer durante el MWC.

La organización pregunta nada más acabar cada edición de la feria a las empresas participantes si desean renovar o no su asistencia. A partir de las respuestas, reserva y distribuye el espacio para la siguiente cita. Además, cobra el dinero meses antes de que se celebre.

En el caso de los grandes actores, el espacio reservado es muy parecido al de ediciones anteriores. Huawei, que tradicionalmente tiene el stand más grande en la feria (pagó más de ocho millones por 6.393 metros cuadrados), repite este año prácticamente con el mismo suelo contratado, lo mismo que Samsung, ZTE, Nokia, Qualcomm o Telefónica, por citar a algunos de los pesos pesados de la industria.

La GSMA, además, hace caja en el Mobile World Congress con cualquier otro servicio adicional que quieran ofrecer los expositores. En pasadas ediciones, las conexiones wifi de un stand modesto, de entre 20 y 60 metros cuadrados, podría llegar a costar unos 2.800 euros para todos los días de feria.