Semana decisiva para Mediapro. Imagina, el holding del gigante audiovisual, ha solicitado a sus acreedores una prórroga de seis meses para retrasar el pago de una inminente amortización de deuda de cerca de 25 millones de euros, según explican fuentes consultadas por Vozpópuli.

En concreto, el empresario Jaume Roures y sus socios han pedido a sus acreedores lo que en la jerga financiera se conoce como waiver, una suerte de permiso para incumplir los covenants financieros (compromisos) sin que ello les suponga una penalización. La fecha del vencimiento es el próximo 26 de junio.

Los problemas de liquidez de la compañía han llevado a Invesco y Searchlight Capital Partners, dos firmas de capital privado, a comprar con descuento alrededor de 180 millones de euros de deuda subordinada de la compañía. Ambos fondos han propuesto a los accionistas un canje de deuda por capital y ofrecen una inyección extra de 150 millones de euros, tal y como adelantó El Confidencial y ha confirmado este diario por fuentes del mercado. Precisamente, KPMG, también asesor del proceso, cifra en hasta 150 millones las necesidades de liquidez del grupo.

El accionariado de Mediapro se compone actualmente por Orient Hontai Capital (53,5%), WPP (22,5%) Tatxo Benet (12,5%) y el citado Roures (12,5%). El canje de deuda por capital propuesto por los fondos diluiría la participación del gigante chino, que según las mismas fuentes no prevé hacer más aportaciones tras comprar la compañía hace cuatro años por 1.016 millones de euros.

El nudo gordiano de la deuda de Imagina está en un préstamo de 920 millones firmado con Deutsche Bank hace tres años tras la entrada de Orient Hontai. Ese crédito a su vez fue sindicado entre numerosas entidades bancarias entre las que se encuentra Santander y Caixabank. El contrato tiene marcados otros vencimientos en junio de 2024, junio de 2025 y diciembre de 2025.

Mediapro pide auxilio a SEPI

Y de telón de fondo, la petición de rescate de unos 230 millones a la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI). Una inyección de fondos estatales también serviría para aliviar los problemas de tesorería, pero las mismas fuentes inciden en que a largo plazo solo serviría para endeudar todavía más a la compañía.

Además, la aprobación de los rescates no está siendo tan ágil como se esperaba y el último aprobado por el Gobierno fue el pasado mes de marzo, por lo que el eventual rescate de Mediapro se demoraría varios meses con total seguridad.

Imagina está asesorada por Rothschild y Allen & Overy, mientras que los acreedores se han puesto en manos de Houlihan Lokey y Latham & Watkins para llevar las negociaciones.