Las matriculaciones de turismos y todoterrenos comenzaron el año con la peor caída de la serie histórica, con un descenso de las ventas del 51,5%, hasta las 41.966 unidades.

Según informa la Asociación Nacional de Fabricantes de Automóviles y Camiones (Anfac), no hay un enero peor desde 1989, año desde el que se tiene un registro mensualizado de ventas como el actual. Entre los factores que explican esta fuerte caída, Anfac cita el efecto de la borrasca Filomena, la comparación con el inicio del año pasado cuando todavía no había llegado la pandemia, la subida del Impuesto de Matriculación y el fin del plan Renove, pese a no haber consumido el 80% de los fondos.

En referencia al impuesto de matriculación y el Plan Renove, la patronal lamenta que “estos dos impactos, que sin duda han rebajado el mercado, se podían haber corregido y la caída hubiera sido inferior”.

Empresas, el que menos cae

Todos los canales perdieron casi la mitad de sus ventas en enero. El canal de empresas fue el que menos, con una caída del 43,9% y 18.397 unidades. Mientras, el más perjudicado fue el canal de alquiladores, con una caída del 65,4% y 4.535 unidades, y el de particulares bajó un 53,1%, hasta las 19.034 matriculaciones.

Por su parte, en el mercado de vehículos comerciales ligeros, en enero se matricularon 9.544 unidades, un 31,1 % más que en el mismo mes de 2020. Por último, las matriculaciones de vehículos industriales, autobuses, autocares y microbuses registraron una caída un poco menor que los demás segmentos de vehículos, un 19,4% de descenso, con 1.996 unidades entregadas.