Josep Oliu dejará de ser presidente ejecutivo del banco Sabadell tras 21 años en el cargo, según adelanta este jueves El País. Este movimiento se produce al mismo tiempo que la llegada de César González-Bueno a la entidad, en sustitución de Jaime Guardiola. De esta forma, Oliu será presidente no ejecutivo.

Estos cambios en el organigrama de Sábadell coinciden con el fracaso de las negociaciones de fusión con BBVA y en la que se abre una nueva etapa para el banco en solitario.

González-Bueno, conocido en España por su trayectoria como consejero delegado de ING en el país, comenzó su andadura en dicho puesto en 1998. El banquero abandonó ING en 2011 para continuar su carrera como consejero delegado de Novagalicia Banco, en cuya reestructuración y privatización colaboró. En 2014 comenzó a trabajar también como consejero delegado en Gulf Bank of Kuwait.

Su segunda etapa en el banco naranja llegó en 2017, cuando fue nombrado consejero delegado de ING España y Portugal, en sustitución de Peter Staal. No obstante, este paso por la entidad apenas duró dos años, ya que el grupo eligió en 2019 a Roel Huisman para asumir esta responsabilidad. Hasta el pasado mes de mayo, era presidente del consejo asesor de la entidad.