El número de empresas insolventes en España aumentará un 30% en 2021, lo que sitúa al país en el podio de la OCDE en cuanto a insolvencias empresariales, según el último informe de Solunion -compañía de servicios de crédito y caución y servicios de gestión de riesgo comercial- presentado este martes.

"España va a estar sin duda en el podio de países de la OCDE con mayor crecimiento en el número de insolvencias este año", ha admitido Enrique Cuadra, director Corporativo de Riesgos, Información y Siniestros de Solunion, joint venture de Mapfre y la consultora Euler Hermes.

Según esta compañía, las comunidades autónomas en las que se van a producir mayor número de insolvencias son Cataluña, Madrid y la Comunidad de Valenciana.

Canarias y Baleares, por su parte, serán las regiones con el mayor número de concursos de acreedores declarados en 2021 frente a 2020, debido principalmente al peso del sector turístico en su tejido productivo. En su opinión, el turismo no habrá recuperado en España el nivel pre-crisis hasta 2023 o incluso 2024.

Los sectores más afectados serán los servicios, la construcción y el comercio minorista; aunque también experimentarán un alza importante el sector del papel, textil y automoción. España irá por delante de otros países europeos en el número de insolvencias.

Habrá más insolvencias en 2022, con el fin de los ICO

Sus previsiones no son mucho más optimistas para el próximo año, ya que advierten de que el fin de los préstamos avalados por el Instituto de Crédito Oficial (ICO), cuyo periodo de carencia -ampliado por un año- expira en marzo de 2022, supondrá que las empresas beneficiadas tengan que empezar a devolverlo y eso provocará un nuevo aumento de las insolvencias.

Esto, unido a los retrasos en la ejecución de los fondos europeos, provocará un aumento de entre el 10% y el 15% en el número de insolvencias el próximo año.

La parte positiva, han señalado, es que estos fondos europeos así como las ayudas directas a empresas o el fondo de solvencia articulado por la SEPI podría aliviar algunos problemas empresariales.

"Para España hay un paquete en espera de 140.000 millones que se van a decidir de forma escalonada y que ayudarán a reanimar la economía. La parte mala es que hay que gestionar todo eso y que las medidas de apoyo se van a retrasar, así como que los ICO van a empezar a vencer en una situación en la que muchos sectores no están en el nivel pre-covid y están en la fase sensible", ha apuntado.