Inditex ya vende más que antes de la pandemia, pero aún está lejos de conseguirlo el resto del sector. Así se desprende de los datos que este miércoles facilitó el gigante gallego, que contrastan con las cifras que maneja el textil sobre el ritmo de su recuperación.

En este sentido, Inditex ha logrado la recuperación total de las ventas de 2019 tras comenzar el segundo trimestre, contando la facturación de mayo y la primera semana de junio. En concreto, como apuntó el presidente de la compañía Pablo Isla, los resultados del gigante textil muestran “una progresiva y fuerte recuperación” teniendo en cuenta “las restricciones aún existentes en las tiendas”; de hecho, explicaba, “es muy destacable” que la venta entre mayo y la primera semana de junio sea “un 5% superior (en moneda constante) que la de ese mismo periodo de 2019".

Unas cifras que, aunque se han registrado en un mes de mayo que ha sido un punto de inflexión para el sector, todavía se sitúan muy lejos de lo registrado por la media del textil. Según los datos facilitados por la patronal Acotex a Vozpópuli, el pasado mes el sector se anotó el mejor dato de facturación desde febrero de 2019, situando sus ventas un 15'5% por debajo en comparación con el mes de mayo de ese año.

Se trata de una "tendencia de mejora", teniendo en cuenta que durante los meses anteriores la caída respecto a 2019 se situaba en cerca de un 40%. No obstante, apuntan desde la patronal, "sigue siendo insuficiente".

En este sentido, en un mes tibio para el textil, Inditex ha obrado el milagro y ya vende más que antes de que estallara la pandemia, un hecho que desde el sector atribuyen a su músculo online y a su presencia internacional. El gigante fundado por Amancio Ortega se ha notado entre el 1 de mayo y el 6 de junio de 2021 un crecimiento de las ventas del 102% durante el mismo periodo de 2020 -con la mayoría de establecimientos cerrados-, y un 5% respecto al mismo periodo del año pasado. Hoy, Inditex tiene ya el 98% de sus tiendas abiertas.

Inditex, salvado por el 'online'

Preguntado en la conferencia de analistas por el incremento de ventas, Isla apuntó a que los resultados son la consecuencia de la "integración de las tiendas con online", del desarrollo "de las colecciones y en la gestión del inventario en cada tienda en los diferentes mercados", y de la gestión centralizada del inventario.

No en vano, durante el primer trimestre (hasta el 30 de abril), la venta online creció un 67% respecto al mismo periodo del año anterior. En este trimestre, las ventas se incrementaron un 50%, hasta alcanzar los 4.942 millones de euros, por lo que todavía se mantuvieron por debajo de los niveles de 2019, cuando se facturó hasta el 30 de abril 5.927 millones.

Con todo, las pequeñas y medianas empresas del textil, con poco o ningún músculo online, esperan a que las rebajas de verano consigan mantener la curva de mejora que han registrado ya en mayo.