Las medidas que ha anunciado estas semanas el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, no han sentado muy bien a algunos organismos económicos. El Instituto de Estudios Económicos (IEE) ha sido uno de los primeros en posicionarse y ha avisado de que el insuficiente ajuste presupuestario pasará factura al país cuando se debilite la expansión económica y exigirá reformas y correcciones importantes al Gobierno que salga de las urnas en las próximas elecciones generales.

Hablando en plata: el próximo Gobierno tendrá que arreglar los desastres del Partido Socialista. Y es que al IEE no le gusta casi nada de lo que se ha anunciado. En su último informe de coyuntura, critica abiertamente la supresión del copago a los pensionistas, el fin de los peajes y la vuelta al IPC para actualizar las pensiones.  Una medida que, a su parecer, obliga  actuar de manera inmediata con cambios que pasan por aumentar la contributividad del sistema, elevar la edad efectiva de jubilación y mejorar la compatibilidad de trabajo y pensión.

Además, hay que incentivar y fomentar el segundo y tercer pilar de la previsión social, es decir, los sistemas de ahorro promovidos por las empresas orientados a generar un ahorro privado para la futura jubilación de sus empleados. Y los productos de previsión que, por iniciativa propia, contratan los individuos con su entidad financiera o con su compañía de seguros.

La economía crecerá un 2,8% este año y un 2,3% el año que viene y el paro bajará al 14,4% en 2019

En esta ocasión, el documento se titula ‘No perder la confianza que tanto ha costado recuperar’, lo que ya da una señal de por dónde van los tiros del informe. El IEE no está contento con las medidas que se van conociendo y duda de la capacidad del nuevo Ejecutivo para mantener la confianza que hoy tiene España fuera de sus fronteras.

Aun así, el IEE espera que la economía crezca un 2,8% este año y un 2,3% el año que viene y que el paro baje al 15,4% este año y al 14,3% en 2019. A pesar de las buena marcha de la economía, no se cumplirá el déficit. España sí saldrá del procedimiento de déficit excesivo, pero el desfase se quedará en el 2,6% (se iba a quedar ene l 2,4% con el Partido Popular en el poder) y en el 2,3% en 2019.

En cualquier caso, antes o después, la economía irá perdiendo fuerza. Y por eso el IEE considera vital que el Gobierno de Sánchez sea capaz de mantener la confianza, algo que dependerá de las reformas que se hagan y las políticas que se lleven a cabo. Y de momento, el nuevo presidente no va por buen camino.

Más gasto y más impuestos

¿Por qué? Porque lo que se ha visto hasta ahora es la intención de deshacer algunas reformas (pensiones y laboral), aumentar los gastos y compensar estos incrementos con subidas de impuestos. Y las subidas fiscales no son el mejor camino para cuadrar las cuentas, puesto que no dan más confianza, sino menos, ya que, antes o después, afectarán negativamente al crecimiento económico.  

El presidente del IEE, José Luis Feito, ha sido muy tajante al hablar de las subidas de impuestos a las empresas: “los impuestos no los pagan las empresas, los pagan las personas”, ha dicho, tras asegurar que la empresa intentará trasladar los costes de esas subidas a sus proveedores y clientes para repartirlo. Y eso es lo que pasaría, precisamente, con el nuevo impuesto a la banca que quiere aprobar el PSOE para financiar las pensiones.

El impuesto, según Feito, no solo encarecerá el crédito, sino que se trasladará a depositantes y demandantes de crédito a través de menores remuneraciones y mayores comisiones. Además, Feito ve muy negativo este impuesto porque la banca, en estos momentos, tiene menos beneficios que otros sectores por el bajo nivel de los tipos de interés.