La auditora del Grupo Prisa, la empresa EY, advierte en el informe sobre las cuentas de 2020 del grupo del “elevado riesgo” que existe de que sus activos se deterioren próximamente y, por tanto, disminuya el valor de la compañía. En su descripción sobre la situación de la editora de medios de comunicación considera esta posible depreciación como una “cuestión clave” y señala la “relevancia de los importes involucrados”.

Esta significativa apreciación la realiza en un momento clave de la historia de Prisa, en el que se prepara desde hace unos meses la división de los activos del grupo en dos partes: por un lado, la relativa a Santillana; y, por otro, a sus medios de comunicación.

Tal y como señala EY, el grupo presidido por Joseph Oughourlian tenía registrado el pasado 31 de diciembre fondos de comercio por un importe de 112,5 millones de euros e inversiones por 24,67 millones.

El balance de Prisa

Durante el pasado ejercicio, el deterioro que sufrieron fue de 16,6 y 10,4 millones, respectivamente, mientras que en el futuro esa pérdida de valor es previsible. Eso sucederá “cuando su valor contable sea mayor que su valor recuperable”, matiza EY.

En lo que respecta a sus medios de comunicación, en 2020 se registró una depreciación de 16,6 millones de euros, derivada de la venta de varias emisoras de radio en Chile. Un año antes, la 'rebaja' del valor contable fue de 76,3 millones de euros como consecuencia de la rebaja del 'precio' de Media Capital, la filial portuguesa, de la que Prisa se deshizo oficialmente hace unos meses.

La crisis de los medios de comunicación ha obligado a realizar valoraciones a la baja de sus activos durante los últimos años, lo que ha generado dificultades a sus gestores para cuadrar sus cuentas. De hecho, en empresas como Unidad Editorial (El Mundo, Marca y Expansión), este hecho provocó pérdidas durante varios años.

Llama la atención porque Deloitte no destacó como una “cuestión clave” este fenómeno en su descripción sobre la situación de Prisa en el ejercicio 2019 -tampoco en el 2018-; sin embargo, EY lo subraya en su informe de 2020.

Lo hace, además, en un momento de cambio para el holding fundado por Jesús de Polanco, en el que se esperan cambios profundos en su estructura.

Reestructuración

En las próximas semanas, designará al consejero delegado de su división de medios de comunicación y modificará su organigrama para adaptar la empresa a la nueva situación, en la que la Cadena SER, El País, As y el resto de activos de medios de comunicación se desligarán definitivamente de los de Santillana.

Hay que recordar que el empresario asturiano Blas Herrero realizó el pasado noviembre una oferta de 200 millones de euros por los medios de comunicación de Prisa, a sabiendas de que se iban a segregar de su filial de educación. El Consejo de Administración rechazó la propuesta por unanimidad, al considerarla insuficiente.

Desde entonces, la compañía ha dejado claro a los posibles interesados de que estos activos no están en venta, por lo que continúa su proceso de 'desintegración' de Santillana.