El Gobierno ha aprobado este viernes un paquete de medidas para empresas y autónomos por valor de 11.000 millones de euros, de los que 7.000 se articularán en forma de ayudas directas de entre 4.000 y 200.000 euros para los que hayan sufrido caídas de más del 30% en sus ingresos, para el pago de gastos fijos y deudas con proveedores y acreedores.

Según ha informado la vicepresidenta económica, Nadia Calviño, después de la celebración de un Consejo de Ministros extraordinario, este fondo de ayudas de 7.000 millones se complementa con una línea de 3.000 millones para que "el Instituto de Crédito Oficial (ICO) pueda acompañar procesos de reestructuración de deuda con aval público" y otro de 1.000 millones para recapitalizar a empresas por debajo de los umbrales del fondo de la SEPI -este fondo da rescates de un mínimo de 25 millones-. La recapitalización se podrá articular por medio de préstamos participativos.

Además de esos tres fondos, el Gobierno ha extendido hasta fin de año las moratorias concursales y ha mantenido las mejoras de agilidad en procesos concursales.

Estas ayudas comportan el compromiso de mantener la actividad hasta junio de 2022, no poder elevar el sueldo del personal directivo durante dos años, no poder repartir dividendo, no estar en paraísos fiscales y mantenerse al día de las obligaciones tributarias y con la Seguridad Social.

Detalles de las ayudas

Respecto al número de beneficiarios, el Gobierno no se ha mojado con una cifra, sólo ha dicho que espera "llegar a las empresas viables" y "cubrir el amplío espectro de empresas que se han visto más afectadas por la covid, con especial atención a los territorios que se han visto más perjudicados".

Los detalles de este paquete de 11.000 millones en ayudas llegan dos semanas después de que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, lo anunciara en el Congreso.

Los autónomos que tributan por estimación objetiva en el IRPF podrán recibir un máximo de 3.000 euros en ayudas, mientras que el resto y las empresas recibirán cuantías de entre 4.000 y 200.000 euros.

Las ayudas cubrirán como máximo un 40% de la pérdida de ingresos para autónomos y micropymes -de menos de 10 empleados- y del 20% en el caso del resto de empresas.

Reparto del dinero entre las comunidades

Los recursos se trasladarán a las comunidades autónomas en un plazo de tiempo "muy reducido", ha señalado Calviño, en función de los convenios que se vayan firmando para que estén disponibles lo antes posible.

De estos 7.000 millones, el Ejecutivo ha reservado 2.000 sólo para Baleares y Canarias, las comunidades más afectadas por la pandemia y que han sufrido en 2020 caídas más bruscas del Producto Interior Bruto (PIB).

La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, ha apuntado que los 5.000 millones restantes se repartirán entre las autonomías siguiendo los mismos criterios de reparto entre autonomías -actualizados a cierre de 2020- que se han utilizado con el fondo React EU, y que generaron polémica y críticas por parte de algunas regiones como la Comunidad de Madrid, que se sintieron especialmente perjudicadas por la distribución en favor de otras como Cataluña.

Moratoria concursal y retraso del pago de deudas

Las medidas aprobadas incluyen la prórroga de la suspensión del deber de pedir el concurso de acreedores, que expiraba el próximo domingo.

En noviembre el Gobierno dio luz verde a un real decreto de medidas económicas que ampliaba hasta este marzo la suspensión del deber de pedir el concurso de acreedores.

Ahora, el Gobierno extiende de nuevo la moratoria concursal con el fin de que las empresas viables en condiciones normales de mercado cuenten con instrumentos legales que les permitan mantener su actividad y el empleo.

También se amplía de tres a cuatro meses el periodo para poder retrasar el pago de deudas tributarias sin intereses de demora. En diciembre pasado, el Gobierno permitió a autónomos y pymes aplazar sus deudas tributarias de hasta 30.000 euros durante seis meses, los tres primeros sin intereses, que correspondan a las declaraciones del primer trimestre de 2021.