El expresidente del BBVA Francisco González niega su relación con José Manuel Villarejo y asegura que la contratación de proveedores externos recae sobre los responsables de las diferentes áreas implicadas y no sobre él. En una nota de prensa oficial, el expresidente de la entidad asegura que en los "próximos días" hará público "un detallado comunicado de su declaración en la Audiencia Nacional" en la que se desmarca de los contratos anteriormente mencionados. 

Gonzaléz recalca que no participó en la contratación de esta empresa ni tuvo conocimiento de dichos acuerdos por parte de BBVA hasta mayo de 2018. Además, el exbanquero recuerda que fue muy tajante en su declaración en la Audiencia Nacional al señalar que tanto el banco como él mismo "desconocían las actividades que desarrollaba la empresa Cenyt y el señor Villarejo", y por tanto "no puede atribuírsele ningún tipo de responsabilidad sobre cualquier actividad ilegal que pudieran haber realizado".

El magistrado que investiga en la Audiencia Nacional el caso VillarejoManuel García Castellón, decidió este lunes levantar el secretario de sumario de la pieza separada en la que se investiga a BBVA por contratar al excomisario, según han confirmado fuentes oficiales.

El 'caso Villarejo'

Vozpópuli informó que Villarejo, contratado por BBVA, espió al exministro Miguel Sebastián durante el intento de Sacyr Vallehermoso de lanzar una OPA para apartar de la presidencia del banco a Francisco González. Villarejo cobró tras frustrarse la OPA, tal y como consta en las grabaciones, un bonus del banco.

Al levantar el secreto de sumario, que se había decretado el 4 de diciembre de 2018, el instructor hace caso a la Fiscalía anticorrupción, que la semana pasada había reclamado que las partes tuvieran acceso a la investigación sobre el presunto espionaje del excomisario por encargo de BBVA.

José Manuel Villarejo, en prisión preventiva desde noviembre de 2017, cobró de BBVA alrededor de 10 millones de euros. Además de un bonus, el excomisario había pactado con el banco percibir una comisión por ayudar a BBVA a recuperar el dinero de los morosos. Y lo percibía gracias a que incluyó en el contrato de servicios que firmó con la entidad financiera un apartado en el que el banco presidido por Francisco González se comprometía a abonar un porcentaje del 2% del dinero que encontrara a los deudores de la entidad financiera.